jueves, 30 de junio de 2016

Reseña: CARTER & LOVECRAFT de Jonathan L. Howard.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

CARTER & LOVECRAFT de Jonathan L. Howard.

Daniel Carter abandonó su trabajo como policía tras un inexplicable incidente persiguiendo a un asesino en serie. Poco después de abandonar el cuerpo, recibe una extraña herencia: una vieja librería en Providence. Allí conoce a la librera, Emily Lovecraft, la última descendiente del famoso escritor, H.P. Lovecraft. Juntos, Daniel y Emily acaban envueltos en una serie de extrañas muertes que parecen sugerir que los relatos de Lovecraft sobre los Dioses Antiguos podrían tener un inquietante poso de realidad.

Misterio sobrenatural y puro terror que harán las delicias de los fans de ambos géneros. Próxima adaptación a serie de televisión por Warner Bros.

En esta vida hay cosas que son totalmente irrebatibles. Que la política es el camino más corto para corromper a una persona, que el silbido del Whatsapp encabeza las listas de los sonidos más desagradables registrados por el oído humano y que cuando hablamos de las mayores influencias del terror literario actual, Howard Phillips Lovecraft es de aparición obligatoria.

Tal es la aportación que el escritor de Providence dejó en la literatura que su obra y mitología es conocida de sobra por lectores que nunca han leído un relato suyo. Tan solo tengo que ponerme a mi mismo como ejemplo. A lo largo de mi vida apenas habré leído media docena de sus relatos (menos disculpa tiene esto cuando confieso tener su narrativa completa en dos voluminosos tomos editados por Valdemar). Lo curioso es que gracias a otros autores e incluso un buen numero de obras cinematográficas, poco a poco y a veces sin darme cuenta, el resultado imaginativo de Lovecraft empezó a dejar una semilla que, alimentada de manera constante fue germinando y creando en mis preferencias literarias cierta dependencia  por el horror cósmico y leyendas sobre primigenios.

Y esta lista de obras inspiradas tanto argumental como narrativamente en la mitología lovecraftiana y los pastiches puros es inmensa. Antologías, relatos, novelas, películas, series e incluso videojuegos, ningún campo artístico o de entretenimiento se ha librado de verse en algún momento atrapado entre los tentáculos de Cthulhu o por el que a través de él hemos atravesado el mundo de los sueños o nos hemos atrevido a hojear las páginas del Necronomicon.

Así, entre pitos y flautas, un no parar de nuevas novelas que comparten gusto por lo viscoso y reptante (Por cierto, los autores patrios parecen sentir cierta debilidad por la obra de Lovecraft a la hora de idear muchas de sus novelas) e infinidad de memes reivindicando la presidencia del famoso primigenio ("¿Por qué elegir un mal menor?"), el espíritu literario del solitario de Providence y su R´lyeh sumergida sigue presente en las novedades literarias, y da la bienvenida al escritor inglés Jonathan L. Howard y su debut CARTER & LOVECRAFT.

Vale, reconozco que en un principio no daba un duro por este título, incluso lo vi como un claro candidato a romper la racha que últimamente me hacía pensar que el ranking de las peores lecturas del 2016 iba a ser esta vez muy corta, y lo se, se que pronto aparecerá esa novela que me haga volver a sacar lo peor de mi. Pero no, no va a ser esta.

¿Por qué pensaba esto? Primero por el factor "de moda". Da la sensación de que, aunque el uso del terror que acunó Lovecraft por parte de un buen número de autores existe incluso desde que el famoso escritor seguía vivo, estos últimos años se nota cierta proliferación de historias que usan los Mitos de Cthulhu y demás referencias lovecraftianas como eje central, y cuando una idea empieza a explotarse sin cuidado ni piedad... bueno, mirad la literatura zombi para entender a lo que me refiero.
Por otro lado, cuando una editorial recurre a notas de prensa demoledoras que situan a la obra como octava maravilla del mundo o se inventa descaradamente números de ventas para pretender sentirse uno ridículo por ser el único gilipollas que no lo ha leído, pues mucha confianza no inspira. En este caso el arma al que recurre la editorial Colmena es a anunciar a bombo y platillo que la Warner Bros ha comprado los derechos de la novela (En menos de un año desde su primera edición) para una futura serie. A partir de ahí creía que era el momento ideal para empezar a morderme las uñas desesperanzado.

Pero resulta que pese a no destacar por casi ningún aspecto entre los títulos más arriesgados, experimentales y originales del terror cósmico de los últimos años, estamos ante un entretenidísimo trabajo de gran calidad que esta vez si, hace que uno se frote las manos deseando saber qué es capaz de hacer una productora televisiva con una historia como esta.

La sinopsis no engaña (Aunque la portada si, lo que veremos más adelante). Estamos ante un relato que, en una mezcla de géneros destaca el terror, el thriller sobrenatural y el policíaco, de ritmo variable pero interés continuo y donde por supuesto sus personajes llevan la voz cantante durante la totalidad de la trama.
Es inevitable así destacar a su protagonista principal, Dan Carter, policía retirado y reconvertido en investigador privado que arrastra una pesada carga emocional que el pasado le obliga a transportar y que de repente se ve envuelto en hechos de naturaleza inexplicable. En apariencia, Carter tiene todas las papeletas para convertirse en una colección de clichés  del estereotipo de detective de novela negra y al que solo le falta una exagerada atracción por las bebidas alcohólicas. Y en parte si, pero Jonathan L. Howard es capaz de reflejar en él una personalidad estable, inteligente y atractiva gracias a la mezcla adecuada de los elementos citados sumados a la ineptitud ante ciertas circunstancias y uno de esos sentidos del humor que hace que los que le rodean empiecen a sentirse incómodos en su compañia.
Me atrevería incluso a decir que Carter es la principal baza del autor, pero al mismo tiempo su punto débil, ya que la manera en ser desarrollada su personalidad y consecuente evolución es capaz de eclipsar al resto de los personajes, incluida a otra de gran importancia como es Emily Lovecraft, relegándolo al nivel de personaje secundario sin una participación demasiado relevante. Dan Carter es Sherlock, pero también es Watson, E. Lovecraft no pasa de ser un aspirante a Lestrade que incluso es echado de lado por el correspondiente Moriarty de la historia.

Algo que llama mucho la atención además en CARTER & LOVECRAFT es la escasa relación que tiene el escritor de Providence con la trama principal de la novela... relativamente. Me explico: Por supuesto que H.P.L. es mucho más que el tataratío de la coprotagonista, y su obra tendrá mucha relevancia a lo largo del caso. Sin embargo no esperéis que la trama gire en torno a monstruos de aspecto indescriptible o libros que devuelven la vida a los muertos (de ahí la advertencia acerca de que la portada de la novela puede llevar a cierta confusión). En esta ocasión el autor hila la intriga usando como cordel la percepción del universo, y las múltiples dimensiones que esta puede tener, acompañadas de teorías matemáticas y físicas con las que construye un relato lleno de giros argumentales, preguntas que surgen, que son respondidas pero que a su vez suscitan otras muchas más cuestiones, asegurando al lector una lectura que si no brillante, sí es amena y entretenida.

A ello ayuda también un elemento fundamental como es el estilo narrativo de L. Howard con una clara influencia heredada directamente por su experiencia como guionista de videojuegos (suya es, ni más ni menos que la historia del famoso videojuego point and click BROKEN SWORD) y que se refleja sobre todo en la segunda mitad de la novela dotándolo de características propias de las aventuras gráficas, incluyendo diálogos, escenas de acción, puzzles de ingenio, etc. Jonathan además quiere llegar a todo el público posible, y no lo hace solo con un estilo nítido y directo y explotando el nombre de uno de los más representativos escritores del género de terror, cuyo nombre por cierto lo usa de manera muy respetuosa, sino llenando la narración de multitud de referencias de literatura, cine y otros de todo tipo, construyendo CARTER & LOVECRAFT con cimientos que intentan no ser desconocidos para el lector, y materiales asequibles y de fácil acceso. aunque puede que decepcionando a aquellos que no gustan de encontrarse elementos sobrenaturales o de difícil explicación en las novelas policíacas.

En resumen, CARTER & LOVECRAFT es una agradable sorpresa, una lectura ligera y amena que gustará tanto a entendidos de la obra de H.P.L. (menos a los más puritanos que consideran herejía cualquier pastiche lovecraftiano) como a los que no, que incluso pueda llenar a estos últimos de curiosidad por descubrir tan importante obra. El principio de una saga de novelas de investigación que comete el pequeño error de presentarnos tan a fondo a su protagonista, que todo lo demás acaba a su sombra.  Aun así, muy recomendable.


lunes, 27 de junio de 2016

Reseña: ALCASSERIANA de VV.AA.



Autopsias Literarias del Dr Motosierra presenta:

ALCASSERIANA de VV.AA.

Este libro es un descenso al abismo, un viaje al otro lado de la puerta que se abrió la noche del 13 de noviembre de 1992 en algún punto de una carretera comarcal. Alcàsser no es otro crimen más. Más allá de la conspiración y el delirio, Alcàsser es un trauma en la psique colectiva, una herida que permanece abierta. Nuestro agujero negro no está en Chernóbil, ni en Maine. No está en Amstetten ni Utøya. Está en Valencia. Siempre lo ha estado. Aquí se continuó y se empezó todo. Aquí está lo que devora. Lo indecible. Lo inabarcable. Lo que no se puede mirar ni habitar. Las casas vacías, los esqueletos de hormigón y las cruces en las vértebras. El miedo, el dolor y el conformismo. La pura patria. 

Los mecanismos que hacen que las cosas sucedan no han parado de girar desde entonces, alimentados por los miedos colectivos que se despertaron aquella noche. La llave que abre la puerta del abismo puede estar en cualquier parte: en una pastilla de éxtasis en plena ruta del bakalao, en la voz de una presentadora de televisión, en una cruz de Caravaca. Este libro contiene trece de ellas.

Los capítulos más importantes de la historia de la humanidad se escriben con tinta roja, una tinta sacada directamente de las venas y arterias de los inocentes. Sus historias, y sobre todo sus finales siempre han supuesto los párrafos esenciales, los giros de trama inesperados o la muerte del protagonista y de todos aquellos que les rodea, en esta obra que es la existencia.

Sin embargo el hombre es una criatura perezosa. La hostilidad del mundo que le rodea, muy por encima de las alegrías, sueños y esperanzas en lista de espera han hecho de él un animal de costumbres, al que ya no sirve estallarle un petardo cerca de su oído para llamarle la atención, sin que hay que reventárselo dentro de su propio cráneo. Y ni así, porque buscamos la comodidad hasta en las peores tragedias. Ya pueden caer edificios sobre el cuerpo de miles de inocentes, convertir un vagón de tren en un enorme ataúd de metal y hueso, transformar un centro de educación en un campo de prácticas de tiro o desangrar a mujeres en nombre de un falso dios, de todos los falsos dioses a los que se adoran en altares de oro de mentira con no más auténtica fe.

¿Y qué nos consuela?, ¿ Qué nos hace olvidar la sangre derramada a los pocos latidos de existencia? ¿Qué nos sirve de anestésico y coma etílico para no recordar?. Muy sencillo, poder alzar el brazo, señalar con el dedo y decir; "Ese es el culpable". Ponerle rostro al terror, saber quién, por mera locura o intervención divina mata a los hijos de nuestros vecinos provoca en nosotros un efecto amnésico de reacción rápida, una tirita con la que cubrir las heridas de nuestras almas y un pañuelo en la que secar nuestras lagrimas...
... Pero hay heridas que pese al tiempo no terminan de curar, y siguen supurando dolor e incertidumbre.

En el año 1993 la inocencia perdida tenía nombre de mujer. Podías referirte a ella como Toñi, Miriam o Desirée, y no superaba la edad de 15 años. Quién sabe si fue el sin sentido del destino, la locura pasajera de una mirada perversa o la inmoralidad del negocio sucio lo que decidió arrebatar su compañía a sus padres, sus familias, vecinos, a todos nosotros. Los medios de comunicación convertidos en un circo mediático, en una jaula donde los perros devoraban hasta la última porción de carne fresca que se les tiraba. Alcàsser era un campo de batalla mudo, donde los habitantes se lanzaban cañonazos silenciosos y puñaladas que no dejaban marcas externas pero que dolían igual. Dudas, sospechas, conspiraciones, un campo de minas cuyas explosiones mutilaban a unos y enriquecían a otros.

Y entonces la gente se cansa, y decide devolver el fuego y convertir lo tabú en arma, incluso a veces a esa misma gente se le cruzan los cables, fundan una editorial y demuestran, en contra de toda lógica y bozal tirano, que el muro de la limitación artística no es tan sólido como quieren hacernos creer.

Antipersona es en la actualidad una de las editoriales independientes más arriesgadas y valientes que ha ocupado mi estantería. Desde su primera publicación en formato libro, POLYBIUS, esta gente demuestra que apuesta por la lectura inteligente, dirigida no solo a la mente, sino también al espíritu en un ejercicio literario donde la experimentación es la principal baza y la realidad que algunos se empeñan en esconder, su campo de batalla. Y no menos importante, Antipersona quiere llegar al público, no a su bolsillo. No es de extrañar que sea en sus libros la única vez que en apartado legal leo "El contenido de esta obra puede ser distribuido, copiado y comunicado libremente, siempre y cuando su uso no sea comercial...". Estamos ante una editorial que alza la voz mientras otras callan por el qué dirán, y con ALCASSERIANA han creado el mejor rostro que podían crear para darse a conocer. Un cofre donde se guarda el frágil recuerdo de uno de los capítulos más oscuros de la historia de la España moderna, una mariposa disecada, inmortal, cuyas grotescas extremidades contrastan con la belleza de unas quebradizas alas multicolor.
Si, ALCASSERIANA es un puñado de páginas encuadernadas dentro de unas tapas con solapas, no hay lugar a dudas a la hora de pensar que estamos ante un libro, pero esto no es un libro.

ALCASSERIANA no es un libro, al igual que esto no es una reseña porque eso implicaría la posibilidad de una valoración negativa, y no voy a negar que es una obra cuyo estilo narrativo y naturaleza puede gustar o no, pero si alguien se atreviera a decir que es un mal libro sería como burlarse de la memoria y el recuerdo de tres niñas asesinadas, porque a fin y al cabo estamos ante la metáfora de un último adiós ante la triste tumba de la memoria, el uso de lo que mejor saben hacer cada uno de los miembros que colaboran en este título, para dar un consuelo a sus almas pero sin dejar espacio al olvido.

ALCASSERIANA no es un libro. Algunos lo apodan ya "la Bestia", y cuando vives la experiencia que esconden sus páginas te das cuenta de que no les falta razón. Te sientes como estar frente a un lobo, protector y cariñoso con sus crías, con los seres a los que vela, pero letal con los intrusos y enemigos a los que no duda en despedazar a uñas y dientes. Y así son todas y cada una de sus historias, donde sus autores expresan en un mismo tiempo tantos sentimientos y emociones; amor, odio, miedo, frustración, ira, respeto, nostalgia... sensaciones que se mezclan y confunden, donde el instinto primario y el pensamiento filosófico convergen en esta colección de cartas de amor y odio escritas a cuatro manos, las de la vida, y las de la muerte.

ALCASSERIANA no es un libro. Es una gincana que pone a prueba el intelecto, la percepción, despelleja la piel para echarle sal unas veces y antiséptico otras. Para ello cada uno de los participantes muestra una libertad de expresión  solo posible cuando se les arrancan cadenas y mordazas y se les ofrece vía libre, con el sinfín de posibilidades que ello conlleva. Verso y prosa, relatos, poesía, hiperrealismo y surrealismo, metaliteratura, ensayo, arte... pero sobretodo talento y sentimiento se unen en una obra donde el simbolismo y la interpretación de las palabras son ejes principales con los que gira lo demás, sumando 13 caminos más una entrada principal, trece puertas que cada vez se vuelven más complicadas de atravesar sin miedo, porque buscarán y encontrarán lo peor de ti, a través de un reflejo que no reconocerás como tuyo, como una fotografía velada, donde nos será difícil diferenciar lo real del error. O igual es que no hay nada que diferenciar.
Puede que en apariencia ALCASSERIANA parezca una lectura rápida y corta, pero también es un título que exige un consumo moderado y pausado, e incluso la repetición de una segunda o tercera ronda de algunos de sus fragmentos o historias en las que el lector tiene que poner más de un sentido...

... Porque ACASSERIANA no es un libro donde la única expresión artística es la literatura. Frank G. Rubio, Juan Camós, Yolanda Espiñeira, Gustavo A. Ruiz, Tony Fuentes, Álex Portero, José Puente, Francisco Javier Casado, Carlos G. Layla Martínez, Francisco Jota-Perez y Gabriella Campbell apuñalan el papel con su pluma tatuándolo de sentimientos y dejando cicatrices en nuestra piel, sin embargo, Tania Terror opta directamente por sustituir palabras por imágenes en una secuencia de ilustraciones/viñetas/montajes expresionistas que juntos forman una historia que lejos de desentonar con el resto, las complementa. (Y si no me equivoco la última ilustración también es obra de Gabriella).
Y no solo eso, el oído también se convertirá en un sentido esencial para comprender las últimas notas (nunca mejor dicho) de esta obra. 5 piezas musicales a cargo de Maquina Líquida incluidas en un USB junto al libro, en lazo rojo cual ofrenda componen la banda sonora perfecta de este trabajo. Dark Ambient, Drone y Spoken Word que otorga a esta experiencia de la atmósfera ideal para su lectura y/o resaca posterior, inevitable y gratificante.

ALCASSERIANA es echar la mirada atrás, y luego adelante, y ver que el mundo sigue girando pero sin motivación, sin ganas, solo movido por la inercia. Una lectura, reconozcámoslo, muy selectiva, no apta para todo el público, especialmente para aquellos cuya visión se basa en lo que tienen frente a el, incapaces de leer entre lineas, de dejarse hacer, poseer por la palabra. Una lectura que va más allá del terror de los bestsellers y de las historias de monstruos y horror cósmico, porque esa historia, ese momento grabado en las páginas de este no-libro fue real... y lo sigue siendo.

jueves, 23 de junio de 2016

Reseña: POLYBIUS de Francisco Jota-Pérez.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

POLYBIUS de Francisco Jota-Pérez.

El videojuego Polybius, presentado en forma de arcade tradicional, fue lanzado al mercado en 1981 por una compañía desconocida llamada Sinneslöschen. Su distribución fue escasa, apenas unas pocas salas recreativas de los suburbios de Portland, Estados Unidos. La simplicidad del juego y la superioridad de los gráficos y el sonido lo convirtieron en un videojuego tremendamente adictivo. No obstante, sus efectos eran demoledores en el subconsciente del jugador: brotes epilépticos, mareos, pérdidas de memoria, náuseas, alucinaciones, terrores nocturnos. Se han documentado incluso intentos de suicidio propiciados por los mensajes subliminales del juego: murmullos ininteligibles que brotaban sin obedecer a ninguna lógica interactiva, gritos aterradores y quejidos de dolor. Después de que un niño de ocho años falleciese de un ataque epiléptico, las máquinas fueron retiradas de los salones recreativos y Polybius desapareció para siempre. El propio nombre de la compañía ya era una advertencia: en alemán Sinneslöchen significa “pérdida de los sentidos”.

Muchos subestiman el poder de la leyenda urbana. Lo que hace siglos e incluso milenios eran creencias, mitología o profecía, a día de hoy mantiene su fortaleza pese a ocultarse bajo un nombre más moderno y actual y, en muchas ocasiones, manteniendo los mismos objetivos, ya sean dar respuesta a hechos inexplicables, reforzar la fe hacia una creencia u otra, enriquecer el folclore local o, sencillamente, atemorizar al vecino con historias que el boca-oído se encargará de deformar, evolucionar y difundir.

Las leyendas urbanas van mucho más allá de la chica de la curva o el episodio del perro y la mermelada. Muchas de estas historias han hecho tambalear los cimientos de la creencia del colectivo, muy por encima del amigo del amigo de un conocido que asegura que la historia es verdad. Han movido masas a la investigación, se ramifican creando leyendas a raíz de leyendas y sobre todo, perduran. Avistamientos de criaturas que parecen venir de otro mundo o del mismísimo infierno, la búsqueda incansable de dar credibilidad a la existencia del vampiro, el fantasma o demás criaturas de origen prehistórico que habitan en lagos escoceses... Si nos pusiéramos exquisitos, los supuestos milagros que un enfermo mental con crisis existencialista y ganas de llamar la atención atribuyó al hecho de creerse el hijo de Dios no dejarían de ser lo que hoy llamamos leyendas urbanas.

Las nuevas tecnologías, vehículos, electrodomésticos, el mismo ciberespacio no se han librado de convertirse en nidos donde se cuida, cría y alimenta el germen del rumor hasta que éste crece sano y fuerte y alcanza el estado de mito.

Por supuesto, los videojuegos no son ninguna excepción. No son desconocidos para los gamers la existencia de "easter eggs" falsos, logros y recompensas que el rumor han creado y la ignorancia ha mantenido vivos. Pero si hay una leyenda urbana que merece mención en este campo es, sin duda, la que ha protagonizado a lo largo de los años una maquina recreativa llamada POLYBIUS.

Mucho se ha dicho de esta supuesta máquina maldita, y en la mayoría de los casos resulta sorprendente cómo un buen número de los datos coinciden. Fue en 1981 cuando una recreativa con el extraño nombre POLYBIUS apareció en los salones de juegos sin llamar especialmente la atención. Sin embargo, reiterados casos de ataques, alucinaciones e incluso algún suicidio empezaron a levantar sospechas, y varias miradas ya se fijaban en aquel extraño trasto, llenas de conjeturas, rumores e ideas conspiranoicas, acrecentadas por la supuesta visión de gente vestida de negro en torno a la recreativa crearon lo que hoy se considera la leyenda urbana más famosa de los videojuegos.

POLYBIUS también ha protagonizado montones de historias y relatos a lo largo de los últimos años. Sin ir más lejos, Ernest Cline, autor que convirtió en superventas su debut READY PLAYER ONE menciona y da su peculiar versión de la leyenda en su último libro ARMADA. Mención merece también el relato que Ángel Luis Sucasas escribió para la antología de relatos IGNOTA.

Lo que Francisco Jota-Perez nos trae de la mano de la valiente editorial Antipersona va más allá de un estudio del mito, un ensayo o una novela, porque es todo esto y muchos más. POLYBIUS te pone a prueba, es el nivel Ultraviolencia del Doom, enfrentarse al Dr. Willy sin contenedores de energía y mandar a Isaac al infierno con solo medio corazón.

Hablando de manera que me entienda todo el mundo, este pequeño librito (96 páginas) se compone por un lado de capítulos que, a modo de investigación, nos sumergen en la historia de POLYBIUS. Origen, desarrollo y consecuencias a medio y largo plazo de lo que supuso este mito en una sociedad ávida de nuevas experiencias, donde se buscaba explicación a todo, y lo misterioso era explotado y estirado hasta el límite de la rotura. Dichos capítulos se alternan con una historia ficticia a medio camino entre el género bizarro y la tragicomedia de situación, aunando una fuerte crítica social y laboral con elementos sacados de multitud de videojuegos, creando una relación de caos ordenado de irrealidad o, al contrario, de una realidad más nítida de la que jamás habíamos visto (Al fin y al cabo, el libro viene acompañado de un póster cuyo eslogan reza: Reality is a Prison).

O puede que no sea nada de esto. Puede que el texto no quiera hacer más que emular al juego en que se inspira y el autor se divirtiera manipulando nuestra mente y retorciendo nuestra percepción. Puede que no signifique nada y que todo esto esconda un ejercicio literario sin pies ni cabeza, una locura... Pero a veces, bien lo sabemos, ciertas locuras nos hacen abrir los ojos en un ataque de cordura y otras veces contemplar la vida real y no pensar en que vivimos en un mundo de locos y egoístas es lo raro. Solo hay que poner como ejemplo cierta escena que ocurre en un ascensor. Uno no sabe si descojonarse o aterrorizarse por la situación.

Lo que sí está claro es que Jota-Pérez domina el campo que quiere reflejar, llenando las historias de elementos y referencias sobre videojuegos que solo auténticos veteranos del campo, los que vivieron de lleno en un mundo en dos dimensiones y sus partidas eran precedidas por cargas multicolores, pillarán al vuelo.

Pero igual de importante que el texto es el mensaje que POLYBIUS quiere mandar. Su texto sencillo (Ojo, la narrativa de Jota-Pérez es un grato descubrimiento muy a tener en cuenta. Con "sencillo" no me refiero a que sus tramas y manera de escribirlas sean simples, sino que se adaptan y moldean a la mente del lector, alternando tonos de voz que van desde la más sentida tristeza a la peligrosa rabia, pasando por la más absoluta indiferencia) explora y expone no solo una leyenda, urbana, sino también su anatomía, cómo surgen, de qué se alimentan y cómo maneja a las masas, haciendo que en ocasiones (no pocas) el acto no cree la leyenda, sino que el mismo mito puede ser capaz de hacer realidad lo que en ella se dicta.

POLYBIUS es una prueba de ingenio para el lector, un sudoku donde la imaginación impone las reglas solo limitadas por la leyes de la realidad. POLYBIUS no solo habla de una máquina, ni de una leyenda, POLYBIUS habla de la mente humana, de la razón, de la locura y de la colmena invisible que día a día crece con nuevas celdas secas de pensamiento propio.

POLYBIUS es, en definitiva, una pequeña dosis de realidad, un chute de sentido común. Una droga tan al alcance de todos y a la vez tan rehuida.



martes, 21 de junio de 2016

SORTEO: El Caballero de los Siete Reinos [EDICIÓN DORADA]

Somos unos impacientes de mierda y no hemos podido esperar a lanzar nuestro segundo sorteo.

En esta ocasión , os traemos la EDICIÓN DORADA del libro EL CABALLERO DE LOS SIETE REINOS de George R.R. Martin , de la cual, solo existen 200 ejemplares en toda España. Uno de ellos puede ser tuyo. No, no nos deis las gracias a nosotros, sino a la suerte, que hizo que ahora dispongamos de este ejemplar para vosotros.



Para hacerte con ella, tienes dos opciones independientes.
Puedes participar desde FACEBOOK, desde TWITTER o desde AMBAS.
El ganador será elegido entre los participantes de ambas redes sociales, con lo cual, participar en ambas te da doble oportunidad de conseguir este maravilloso ejemplar.

Para participar desde Facebook solo tienes que:

Ser MIEMBRO de nuestro BLOG
Autopsias Literarias del Dr.Motosierra.
   (Podréis hacerlo en el recuadro del margen derecho llamado SEGUIDORES)
Comentar en ésta misma publicación del BLOG, respondiendo la pregunta:
  ¿Por qué te gustaría conseguir el Libro Dorado?

y además:

Darle a ME GUSTA a la página de Facebook del Dr.Motosierra.
Compartir de manera PÚBLICA en Facebook ESTA
imagen y comentar en ella para saber que participáis.

o

Ser seguidor de la cuenta @DrMotosierra en TWITTER
Retwittear ESTE Tweet 




Recuerda que para optar a conseguir la Edición Oro de El Caballero de los Siete Reinos, necesitas cumplir absolutamente TODOS los pasos, bien de Facebook o de Twitter.
En caso de participar en ambos, tendrás doble oportunidad.
El Sorteo será únicamente para la Península Ibérica, por cuestiones de Gastos de Envío.

Tenéis hasta el 20 de Julio del 2016 (Incluido) para participar. Ah, ¿Qué aún estás ahí?
El Sorteo se realizará a través de Sortea2.

¡¡¡MUCHÍSIMA SUERTE A TODOS!!!

Ganador sorteo EL QUE SE ESCONDE de Tony Jimenez.

Pues bien, lo prometido es deuda, y cuando hacemos un sorteo nos aseguramos de que los premios no sean de mentira, así que tras hacer el recuento de participantes, ya tenemos ganador.

Agradecemos muchísimo vuestra participación. Cada vez sois más miembros en esta familia, y cada uno de vosotros sois una razón de peso para que este blog siga adelante, lleno de las mismas ganas como el primer día y manteniendo siempre su espíritu y personalidad. De corazón, GRACIAS.

Y los que aún no hayáis ganado alguno de nuestros sorteos, no os preocupéis. Tenemos muchos sorteos pendientes. Es más, en breve lanzaremos otro que puede no interesar, sino entusiasmar a más de uno.

No me extiendo más. Es la hora de hacer público el nombre de la ganadora:



¡ENHORABUENA NIEVES! En breve nos pondremos en contacto contigo para enviarte tu merecido ejemplar de EL QUE SE ESCONDE de Tony Jimenez. 

Y a todos los demás, cubriros de nuevo a agradecimientos  y recordaros que enseguida sabréis qué libro pondremos esta vez en juego.

¡¡¡PERMANECED ATENTOS!!!



domingo, 19 de junio de 2016

Reseña: VIENEN A POR TI de Marta Junquera.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

VIENEN A POR TI de Marta Junquera.

Vienen a por ti. Ignoras qué o quiénes son, pero tienes miedo. Procuras avanzar mientras te balanceas en la cuerda floja de la cordura, entre la angustia y el desconocimiento de lo que te persigue. Un abismo de negrura y desolación se abre bajo tus pies. Te paraliza, pero no debes perder el control. Te aferras a la determinación para seguir adelante. Sin embargo, tu cuerpo y tu mente no te obedecen.

El miedo, esa emoción primaria que funciona como mecanismo de defensa ante el peligro y activa tus sentidos. La cuestión, lo que verdaderamente supone un punto de inflexión, es determinar si se trata de un temor racional o irracional. El libro que tienes en tus manos contiene una buena dosis de ambos. Y es que, pese a ser una sensación en ocasiones angustiosa y desagradable, es capaz de provocar en quien lo padece una adicción fuera de todo límite.

Si eres valiente, quizá temerario, y estás dispuesto a cuestionar lo que se oculta en los recovecos más profundos de nuestro raciocinio, no lo dudes: has elegido bien.

¿Recordáis cuál fue la primera película de terror que visteis?, ¿Y las sensaciones que ella hizo germinar en vuestro interior?. No, no me refiero a las celebridades sanguinarias o psicópatas del celuloide que han acompañado vuestros primeros años. Todos conocemos a Freddy Krueger, Michael Myers o a Jason Voorhees y admiramos lo imborrable de su recuerdo. Me refiero a la primera película que de verdad os aterrorizó, que os quitó el sueño, aunque actualmente os riáis de ello y penséis "¿Cómo pudo asustarme esto?".
Haciendo memoria, creo que en mi caso la película que me hizo conocer el auténtico miedo fue (Preparaos para reíros) Creepshow 2, concretamente el capítulo titulado LA BALSA.

Incluso a día de hoy me asombra el impacto que supuso esta sencilla historia en mi futura reincidencia por la búsqueda de sensaciones intensas y terroríficas. Algo tan simple como un grupo de jóvenes con las hormonas alteradas que, mientras nadan por un lago son atacados por una misteriosa mancha negra que les consume hasta el hueso cuando esta les alcanza. La impresión fue tal, que cuando años más tarde leí el relato de Stephen King en que se basaba el episodio, sorprendentemente no me pareció tan impactante como entonces.
No fue la muerte de unos inocentes bañistas de esa manera tan cruel y agónica lo que me llamó la atención, ni la sensación de desesperada soledad e impotencia que debieron sentir al verse atrapados en una balsa de madera que ocupaba el centro del lago. Ni siquiera me incomodó la improvisada y casi absurda escena de sexo con abrupto final. Lo que descubrí por primera vez ahí fue el miedo a lo desconocido, de saber del inminente final pero no del incierto origen, darse cuenta de que el verdadero terror no viene de lo que sabemos, sino del más puro desconocimiento.

Parece una tontería, pero recordar esa experiencia me ha ayudado a decidir si VIENEN A POR TI, el debut en solitario de Marta Junquera me había gustado o o no. Y la respuesta indudablemente es afirmativa, salvo algunas reservas.

No eran bajas las expectativas tras leer la multitud de publicaciones en las que ha colaborado con relatos suyos, entre los que destaca su participación en la antología HISTORIA SE ESCRIBE CON Z con El Diácono de los Muertos, una historia compleja, con un rigor histórico y mitológico poderoso y una ambientación brillante, o el profundo En Busca de una Nueva Vida incluido en FRANKENSTEIN. DISECCIONANDO UN MITO.

Ahora, tras una larga espera para hacerse desear cada día un poco más, Marta Junquera nos ofrece de la mano de Cazador de Ratas una recopilación de la mejor muestra de relatos cortos, un pequeño volumen de menos de 150 páginas, pero donde se recogen hasta un total de 15 historias, 15 visiones completamente distintas de lo que ella interpreta el obviamente, denominador común entre ellas: El terror.
Sin embargo, si en la anterior reseña poníamos especial énfasis en el terror psicológico, VIENEN A POR TI va por un camino muy distinto, y su primer relato es un perfecto ejemplo tanto para saber lo que vamos a encontrar aquí como para explicar el nexo que, a modo personal existe entre la obra de Junquera y Creepshow.

Turno de Tarde es uno de esos relatos que dejan claras las intenciones y consecuencias causadas por el tipo de terror que vamos a encontrar aquí, y por lo tanto, el mismo que ha moldeado y definido el estilo narrativo de la autora, así como su capacidad a la hora de enfrentarse a una labor cada vez más difícil como es la creación de relatos cortos de terror que a día de hoy sorprendan. Aquí nos encontramos una historia sencilla, casi rozando lo simple, uno de esos cuentos que opta por ir al grano. Desde el primer párrafo, la autora quiere contar los hechos al público lo antes posible, sin profundizar en el interior de los personajes, solo dando unas nociones básicas de sus pensamientos y miedos, lo que puede ser beneficioso para aquellos que disfrutan de una narrativa visual centrada en la acción pero perjudicial para el que busca un trasfondo más profundo, que desea conocer, empatizar con los protagonistas, saber si el que muere se lo merece o no y si la mano ejecutora posee motivos para clavar el cuchillo.
Otra cosa que encontramos en este relato, y será una constante en los siguientes es el protagonismo de lo inexplicable. Estas historias de terror no buscan desentrañar la naturaleza del monstruo, ente, objeto maldito o lo que diablos sea, no se convierte la trama en un puzzle a medio construir, esperando a que nosotros coloquemos las piezas que faltan, ni un acertijo que resolver, sino que se opta por mostrar al mal, una maldad carente lógica, solo existente para hacer daño, y se le muestra haciendo lo que mejor sabe, en plena muestra práctica de lo que es capaz. ¿Quién busca explicaciones cuando se está a punto de morir?

Es por ello que, repito, pensando en caliente el relato me llegó a resultar decepcionante, y no iba a ser el único. Sin embargo, una ligera reflexión, un pequeño recuerdo que rememora a qué o a quién debo las maravillosas historias que he descubierto en el género convierten en última estancia a VIENEN A POR TI en un digno homenaje a aquellas historias fantásticas que asombraron y espantaron por igual a un público (yo incluido) convencido de que había algo más allá de lo que se podía observar a simple vista y hacia frente a cualquier creencia. Relatos como La Camisa u Oculto en la nieve, gracias a sus argumentos y desarrollos podrían formar parte de esas series que valientemente mostraban el lado misterioso y a veces macabro del mundo, programas como la citada Creepshow, Historias Asombrosas de Spielberg, The Twilight Zone o la española Historias para No Dormir.

Desconozco si el orden establecido en los relatos responde al orden cronológico en que fueron escritos, pero más de uno apostaría a que así es, y es que a medida que vamos dejando historias atrás y adentrándonos en las nuevas, la intensidad, calidad y profundidad de éstas va en aumento, dándoles un aspecto muy cinematográfico como es el caso de Las Lagrimas de Dios, híbrido entre La Profecía y Constantine, la fantasmagórica Vienen a por Ti o Naturaleza Muerta, una pequeña joya que demuestra que cuando Junquera rompe sus propias reglas y da a sus personajes un carácter y personalidad fuertes trae con ello grandes trabajos. Cómo no, con méritos propios se lleva el trono el relato que cierra la antología, El Cliente Siempre Tiene la Razón, ganador del CIFICON 2015 y perfecto ejemplo de lo que se logra con personajes sólidos en un entorno interesante y original. Un relato que mezcla ciencia ficción y terror, con un profundo significado moral cuya historia esta creada en un trasfondo que, en un futuro incluso podría ser aprovechable para futuros títulos.

A lo largo de la antología encontraremos textos como son La Bufanda, Amor al Trabajo, Mateo o El Lunar que destacan por su corta duración, acercándose a la definición que corresponde al microrrelato. Varios de ellos además dejan apartado el tema del terror sobrenatural para centrarse en otro tipo de miedos, más realistas y/o cercanos, donde el monstruo no se esconde en grutas ocultas, dimensiones desconocidas o laboratorios experimentales, sino bajo la piel del ser humano y una mente desequilibrada.

Locura, obsesión, traumas... síntomas que a veces definen a la perfección al mal también aparecen en Como Tú, historia altamente previsible pero que invita a leer hasta el final ansiosos de conocer hasta que límite puede llevar la autora a sus personajes. O Nada que perder, relato que a mí no me dice demasiado, habiendo pasado por la colección sin pena ni gloria, pero que vuelve a mostrar que para definir el lado más cruel de los cuentos de terror no siempre tiene porque recurrir a lo desconocido, pese a que no deja de ser este factor protagonista indiscutible en la colección.

Marta también se atreve con uno de los subgéneros del terror que más tinta ha hecho correr en los últimos años con Matar para no Morir. Historia sencilla, que no deja de coleccionar clichés hartamente vistos pero donde usa a su favor su capacidad de centrarse en la acción. Una buena baza que incluso podría tener una muy buena oportunidad si se convirtiera en novela, como ocurre con el relato premiado citado con anterioridad o con La Mudanza, donde el incombustible tema de los objetos malditos lamentablemente se queda a medio fuelle y no llega a impactar como pudiera haberlo hecho.

Así pues ¿Qué valoración podemos sacar de este debut en forma de relatos de Marta Junquera? Pues depende de quien sea el lector. VIENEN A POR TI es una recopilación de historias que mezclan el terror, la fantasía y la ciencia ficción de la década de los 80/90. Un tiempo en que el entretenimiento del consumidor era la principal meta, y para lo que se le ofrecía lo que demandaba: relatos que quitaran el sueño por medio de escenas donde la lógica queda en un segundo plano y que nos ofrecen una nueva perspectiva donde lo extraño e irracional está a la orden del día.
Si buscas un título lleno de personajes cargados de profundidad, donde el drama se mezcla con el terror psicológico y das por hecho que la explicación a hechos tan rocambolescos está a la vuelta de la página, posiblemente este no sea tu libro.

Lo que sí tengo claro es que cuanto mayor es el numero de páginas del que dispone Marta Junquera para escribir una historia, mayor es la posibilidad de acabar sorprendido. VIENEN A POR TI me ha valido para imaginarme y, en consecuencia, esperar con ansias su próxima primera novela.

martes, 14 de junio de 2016

Reseña: EL QUE SE ESCONDE de Tony Jiménez.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

EL QUE SE ESCONDE de Tony Jiménez.

Barry Noonan conduce por una carretera tan oscura como interminable. La noche esconde la promesa de una última oportunidad para sobrevivir a una pesadilla demasiado real que lleva sufriendo años.

Su destino iniciará una serie de aterradores acontecimientos que conectarán con los Siete Pasajeros, un grupo de personas unidas por el infierno sobrenatural que han recorrido.

Patrick Rafferty, un periodista que ya no cree en el más allá, se verá a su vez inmerso en un caos fantasmagórico que le descubrirá la terrible verdad que siempre ha buscado.

Danielle Donahue, una profesora de arte, deberá aprender a continuar con su vida, y abandonar el horror que la consumió antaño.

Y en medio de tal espiral, una caja, con algo que esconde en su interior.

Iba a comenzar esta reseña con algún tipo de frase tan reveladora como estereotipada . Algo del tipo, "Las novelas de fantasmas estás viviendo en la actualidad una nueva época dorada porque...", pero me he dado cuenta a tiempo de que no es así. No, por dos razones.

La primera, porque las historias de fantasmas, ya sean escritas, habladas o grabadas en celuloide nunca han pasado de moda. El mito del revivido ha impregnado la narrativa escrita desde que ésta existe, convirtiéndose en recursos literarios con los que muchos autores han inmortalizado (como sus personajes) sus obras pasando a ser, incluso, referentes de la cultura universal.
La segunda razón, es porque respeto suficientemente a la figura del fantasma como para considerarla una simple moda pasajera que viene y va. No estamos hablando de monstruos tradicionales como el vampiro, el hombre lobo o los zombis, cuyo reconocimiento es debido en su mayor parte a la fantasía e imaginación que los escritores plasmaron en su tiempo en multitud de libros, y hasta el día de hoy. Desde los primeros ritos funerarios y creencias religiosas siempre se ha tenido en cuenta el resurgir de los difuntos de diversas maneras, entre las que destaca la figura del espíritu como medio de paso de un mundo a otro. Por supuesto, el folclore mundial ha modelado la figura de este fantasma para adaptarlo a su cultura y tradiciones, llegando a convertirse su imagen en iconos de la cultura pop más actual, liderando la lista de ejemplos los espectros japoneses.

Pero no solo éso. El fantasma va más allá de las simples creencias.
Cuando uno sale a la calle no mira a todos lados esperando que una horda de muertos vivientes creados por un experimento fallido o un hechizo se le echen encima para devorarle como si de un Big Mac sin dueño se tratara. Cuando uno se toma unas copas en una discoteca, no aguarda a que alguien con colmillos sospechosamente largos le seduzca y le proponga cosas indecentes en el callejón de atrás para acabar vaciándole las venas a chupetones.
Sin embargo, cuando visitamos una casa o instalación abandonada, junto a la mugre de las paredes, el oxido del metal y los ruidos de procedencia desconocida, indiferentemente de lo incrédulo que seas, siempre nos acompaña esa sensación incomoda que agudiza nuestros sentidos, eriza nuestros cabellos y juega con nosotros, haciéndonos ver, oír, sentir lo que el sentido común nos reitera que es imposible.
Tal es el poder del fantasma. Incluso cuando no está ahí.

Un poder que Tony Jiménez ha querido plasmar en su última novela EL QUE SE ESCONDE.

Ya me lo olía, pero este título confirma que el autor ha querido dejar su huella en el género del terror marcándose un "Víctor Conde" (otros autores más celebres lo habrán hecho, pero en mi experiencia el ejemplo de Conde es el que tengo por defecto). Esto ocurre cuando el escritor, aficionado (que no estancado) en el nombrado género intenta abarcar todos los campos posibles y dar protagonismo siempre bajo un punto de vista personal, a los clásicos más tradicionales. Víctor Conde a lo largo de su carrera literaria ya ha tratado temas como la licantropía, la brujería, la mitología marítima o los zombis entre otros, y Tony, por supuesto, como escritor constante no se queda atrás, habiendo metido en sus páginas vampiros de diversas clases, momias, resucitados o extraterrestres. Así que... ¿Qué tal ahora una historia de fantasmas?

¿La primera? En absoluto. El tema ya fue tratado por el escritor en el relato Cosas de Niños perteneciente a la antología ESTA NOCHE CONECTAREMOS CON EL INFIERNO, con notable resultado.
EL QUE SE ESCONDE supone para los que en sus páginas se adentre, la novela en la que el autor termina conociéndose a sí mismo en una cita en la que participa aquel Tony Jiménez que debutó en 2013 como novelista con CINCO TUMBAS SIN LÁPIDA, y el que ahora nos trae a los Siete Pasajeros, sus atormentadas mentes y por supuesto, una misteriosa caja. ¿Creéis que en esta metafórica cita tendrían mucho que decirse? Yo creo que sí.

Y es que ha pasado mucho tiempo desde que el escritor se dio a conocer al mundo con su antología de relatos ACTOS DE VENGANZA, la cual causó una inmejorable impresión tanto en crítica como a los más novicios. Desde entonces, Tony ha tenido mucho tiempo y experiencias para forjarse un estilo propio, aunque se haga evidente cual es su principal pozo de influencias del que bebe con asiduidad, un pozo en el que cada vez que se asoma le devuelve el reflejo de cierto escritor de Maine y que responde al apellido King. Las comparaciones con el celebre novelista por lo general son odiosamente comunes, solo hace falta que alguien surgido de la nada escriba terror para que a los pelotas se les llene la boca de comparaciones vagas e insustanciales (Mejor no comentaré el caso que tuve en este mismo blog en que en el prólogo comparaban a una escritora novel con Stephen King solo porque era su querida hermana), aunque el caso de Tony Jiménez es especial. ¡Ojo! esto puede ser tomado como un rapapolvo o un halago, pero mientras que muchos autores van poco a poco perdiendo esa influencia primaria de su novelista favorito, el escritor de EL QUE SE ESCONDE parece acercarse con cada título cada vez más al estilo y talento del maestro del terror, alejándose de esos detalles que suponen su firma personal que plasmó de forma brillante con su anterior obra TORMENTA SANGRIENTA, su obra más completa y emocionante hasta la fecha, o la divertidísima BATALLA POR CHICAGO, el título que, en opinión personal mejor mantiene ese espíritu original del autor.
Como digo, esto puede estar bien visto o no, dependiendo del lector y su criterio. ¿Y cuál es el mío? Que me encantan las raíces en las que Tony ha querido ver germinar su obra, pero también hay ocasiones en que le he echado de menos. A él. No a King.

¿Significa eso que EL QUE SE ESCONDE es decepcionante y/o carente de personalidad? Ni de lejos. Todo lo comentado anteriormente no quita para que estemos ante una de sus obras más completas y una de las mejores novelas sobre fantasmas escritas en nuestro país que he leído en los últimos años y posiblemente la mejor del presente 2016, muy por encima de la celebrada ALMA de Carlos Sisí. Bueno... puede que se deba a que aunque ambas traten el tema del más allá, lo hacen con tantas semejanzas como pueden tener el día y la noche.

EL QUE SE ESCONDE fusiona el miedo más tradicional con dosis muy intensas de terror psicológico y, antes de seguir, me encantaría que tuvierais claro lo que significa este término, porque aún hay quien lo asocia con películas como The Ring o videojuegos como Amnesia.
El terror psicológico no es una cara demacrada con gesto de malas intenciones apareciendo de repente de un rincón oscuro mientras una orquesta de cuerda afina sus instrumentos (Y sustos no os van a faltar en este libro), no es un derramamiento descontrolado de sangre y vísceras (id preparando el estomago) ni un coro de niños muertos llamando a tu puerta para pedirte el aguinaldo (al final cumpliste). No. El terror psicológico ahonda en la mente de las personas, busca en ella sus miedos más primarios y los apuñala lentamente, en una eterna tortura cuya única salida termina siendo la muerte o la peor de las locuras.
Team Silent, equipo responsable de una de las sagas de videojuegos de terror más importantes como es Silent Hill lo define aquí mucho mejor:
"El terror psicológico tiene que agitar el corazón humano. Y esto supone dejar al descubierto sus emociones más básicas y sus motivaciones para la vida. Todo el mundo piensa y se preocupa por el sexo y la muerte a diario, y si queremos asustar o agitar a los espectadores tenemos que pensar en sexo y muerte... muy en profundidad." 
Fuente: Bortzproductions

Esto es exactamente lo que Tony Jiménez hace en EL QUE SE ESCONDE, y lo hace por supuesto construyendo unos personajes sólidos en los que es fácil encontrar nuestro propio reflejo en ellos. Sólidos sí, pero con la mente resquebrajada, de azoteas amuebladas, pero después de haber pasado por allí un huracán y sufrido un terremoto. Y en una historia como ésta la mente de los protagonistas es de suma importancia, puesto que ahí es donde va a desarrollarse la mayor parte de la trama.
Pasado, presente y deseos de un mejor futuro de los Siete Pasajeros y otros personajes convergirán a lo largo de la trama, creando preguntas, desvelando respuestas que muchas veces suponen revelaciones inesperadas, y donde sufriremos con ellos a través de sus vivencias, en compañía, y sobretodo en solitario, cuando la oscuridad invade sus hogares, tanto el externo como el que conservan dentro de sí mismos como último refugio seguro.

Encontramos un ritmo variable, algo común en la obra de Tony Jiménez, donde se intercalan momentos de intriga con escenas de puro terror y acción, aumentando estas últimas a medida que llegamos al desenlace de los acontecimientos. Puede que ésta sea la novela más pausada de las que ha escrito, pero no por ello resulta aburrida o pesada. Tony sabe atrapar desde la primera página, y por una vez esto no es una frase hecha, ya que el primer capítulo de esta novela es sencillamente espectacular, un prólogo con el que por si solo podría componerse uno de los mejores relatos cortos de una nueva antología. 
Ahora bien, si el ritmo se hace tan pausado en ocasiones se debe a que el autor ha querido ahondar tanto en la psique de los protagonistas que a veces no sabe cuando parar. Pasa en ocasiones que estás leyendo una conversación entre dos personajes, uno le pregunta algo y el otro se tira dos o tres páginas dilucidando sobre lo que le ha preguntado, recordando cosas pasadas que le ha hecho rememorar la conversación y repasando ya de paso la lista de la compra, con lo que, cuando responde, tenemos que volver hacia atrás porque ya se nos había olvidado la pregunta en cuestión. El efecto "Partido de Oliver y Benji", vamos. Algo que puede resultar chocante cuando empezamos a profundizar en la historia pero a lo que rápidamente se acostumbra uno.

Dentro de la originalidad que mantiene EL QUE SE ESCONDE hay que reconocer que el apartado visual y argumental se alimenta de muchísimas referencias del cine y la literatura. La misma trama comienza siendo una caza de brujas digna del mejor capítulo de Expediente X, mientras que su último tercio se acerca al puro slasher que recuerda en ocasiones a largometrajes como Destino Final o Leyenda Urbana. Películas clásicas y modernas sobre fantasmas y posesiones también tiene un amplio hueco aquí. La saga Expediente Warren, Insidious o Sinister son claras influencias que se nos vendrán a la mente en más de una ocasión, y si no es así, no os preocupéis porque el autor ya se encargará de hacer referencias a ellas. Sí, de nuevo estamos ante una novela plagada de huevos de pascua, unos más escondidos que otros, otros más evidentes y otros extremadamente específicos, que convierten una lectura ya de por sí interesantísima en un juego que busca quién es el que sabe más sobre cultura freak. 

No me olvido de mencionar el excelente trabajo de Dilatando Mentes, la joven editorial a la que veladamente critiqué por el apartado artístico de su primer libro publicado, pero que han demostrado con creces el cariño que le tienen a los libros, a su creación y al deseo de ser disfrutados. No se han librado de unas cuantas erratas, en las que tristemente tengo que mencionar la repetición hasta en dos ocasiones de fragmentos de casi una página. Pero bueno, es innegable que lo hacen mucho mejor que otras editoriales que ya sacan sus libros sin ganas ni respeto por la literatura y por los que disfrutamos de ella y que ello, se ve reflejado en correctores y maquetadores ficticios, o que al menos lo parecen.

EL QUE SE ESCONDE cumple totalmente con todas las expectativas que se pueda forjar cualquiera que haya disfrutado de alguna o todas las obras de Tony Jiménez. ¿La mejor? puede que para algunos lo sea, aunque yo sigo prefiriendo mi visita por el Chapel. Sí que estamos ante el trabajo más maduro del autor, lo que no me quita para darle un consejo a título personal:

No quieras ser el Stepthen King español. Todos queremos que seas Tony Jiménez. Nos basta y nos sobra.


Por cierto. ¿Os ha gustado la reseña?, ¿ Os ha interesado lo que comentamos de la novela? Entonces ¿Qué hacéis que aun no os veo participando en el SORTEO del ejemplar de EL QUE SE ESCONDE que tenemos en juego? ¡Corred! tenéis hasta el 20 de junio, si perdéis la oportunidad de conseguir esta gran obra totalmente gratis merecéis que el peor de los espíritus os atormente en vuestras noches de sueño.

martes, 7 de junio de 2016

CICLO MUNDODISCO de Terry Pratchett V: RECHICERO




Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

RECHICERO de Terry Pratchett.

En el desquiciado Mundodisco nace un brujo. No se trata de un brujo cualquiera sino de uno tan poderoso que tendrá capacidad para destruir el mundo. Alguien debe impedirlo... pero ¿quién? El resto de brujos no puede competir con él. Sin embargo, repentinamente surge una remota posibilidad de salvación...

Por supuesto, los ciudadanos de Ankh-Morpork siempre mantenían que el agua del río era increíblemente pura. Cualquier agua que hubiera pasado por tantos riñones, razonaban, tenía que ser pura a la fuerza.

Magia.

De eso trata el asunto, de magia. Pero de magia descontrolada, primitiva y peligrosa.

Desde el principio de los tiempos, la magia ha supuesto una de las más fuertes, sino la que más, energías de la naturaleza (la extraña, no la de los documentales). Algo que no es de extrañar, puesto que estamos hablando de un poder capaz de literalmente cualquier cosa, tal y como han demostrado los cientos de miles de historias donde magos, hechiceros, brujas y demás fauna han moldeado el mundo a su antojo. Pero también estamos acostumbrados a ver la magia en su estado dócil, podría decirse que domesticada, como un fuerte licor rebajado con agua para que su sabor no sea tan fuerte, un bozal que limita seriamente su potencial tanto destructivo como creador.
Antes de Hogwarts, ya existían escuelas donde se aprendía a controlar y domar la magia, donde se enseñaba a canalizarla y sobre todo a usarla para el bien, e incluso te aleccionaban para no tener que usarla (Gracias, señor Miyagi).

Uno de esos lugares se encuentra en Mundodisco, donde la magia es apenas un recuerdo de lo que fue antes. Poderosa aún, no es tan salvaje como en tiempos antiguos, y la Universidad Invisible de Ankh-Morpork ha enseñado (bueno al menos lo ha intentado) a que los destinados a convertirse en magos descubran los secretos arcanos de tan antiguo poder, conocimientos solo disponibles a los octavos hijos nacidos en el Disco. Pero un día, uno de esos hijos, contra toda lógica y pronostico tiene un octavo hijo. Ha nacido un rechicero, y con él la magia antigua ha vuelto, poniendo en jaque la misma existencia.

Tras seguir los pasos de la mismísima Muerte en MORT, Terry Pratchett vuelve a la saga de los magos, y cuando hablamos de magos, inevitablemente hablamos de Rincewind, el hechicero mas incapaz que ha pisado el Disco si... pero también el que la salvó en una ocasión.

Con RECHICERO no solo vuelven estos barbudos personajes, vestidos con túnicas cuyos adornos van regando el suelo, maestros de las artes oscuras que cuando conjuran un café terminan comiéndose una ensalada mal aliñada. No faltan tampoco los elementos a los que nos tiene acostumbrados su autor: Las aventuras, los viajes, las carcajadas... y es que tras cuatro libros leídos uno empieza a tener esa sensación de comodidad que todo seguidor del inglés alcanza en algún momento, de que alguien te coge de la mano y te lleva con paso seguro a través de la historia. Una sensación que llevo por ejemplo a The Guardian a decir cosas como "Una de esas ocasiones en las que el lector suspira cómodamente y se relaja porque sabe que está en buenas manos ".

Rincewind vuelve a convertirse en un imán de problemas a la vez que en una improbable última posibilidad de salvar Mundodisco de una destrucción total, y si, mantiene esa filosofía que tanto le caracteriza, esa que dice que ante cualquier amenaza que tenga la posibilidad de saltarte encima y despedazarte, la mejor estrategia es correr hasta que se te caigan las piernas. No obstante, en esta nueva entrega descubriremos facetas nuevas del personaje que lo enriquecen más si cabe, haciendo que a ratos te cuestiones si no será uno de los caracteres más completos, profundos e incluso tiernos de toda la saga. Rincewind es sinónimo de adicción extrema a la supervivencia, a la suerte (¿Buena o mala?), a las decisiones equivocadas... pero en Rechicero encontramos nuevos símiles, como orgullo, sacrificio y ¿Por qué no?, sabiduría.
Otra cosa no, pero el mago con la palabra "echicero" grabada en su sombrero es una completa enciclopedia de peligros y rutas de escape, eso hay que reconocérselo.

El lado más desatado de la magia también puede ser el más atrayente, así, ¿Qué sería capaz de hacer un mago para conseguir un poder tan magnífico e ilimitado?, ¿Y qué haría una vez estuviera en sus manos?. Con estas preguntas, RECHICERO nos pone en bandeja un relato sobre el poder, pero sobre todo sobre el abuso de este para fines propios y egoístas, incluido el de doblegar al débil y la escala por el puesto más alto entre los poderosos, sin importar por encima de quién hay que pasar. Vaya, si uno lo piensa bien, terminaría con la conclusión de que la magia existe en la vida real, solo que ahora se le llama de otra forma.

Dinero, creo recordar.

Por suerte, a la hora de enfrentarse al rechicero, nuestro querido mago no se encontrará solo. Personajes nuevos y conocidos y de lo más pintorescos se cruzarán a lo largo de la trama, ofreciendo sus puntos de vista hacia el inminente "Apocrilípsis" y saliendo de apuros de manera hilarante e inesperada. Por supuesto, ya damos por hecho que junto a Rincewind no puede faltar ese genocida cuadrado, destructor de mundos con cerradura y complemento de viaje sanguinario que es El Equipaje, al que, al igual que a su amo, poco a poco su personalidad, por llamarlo de algún modo, irá abriéndose poco a poco al público y mostrándose como algo más que una sombra de este.

Rechicero amplía el mapa que tenemos a medio elaborar de la Universidad Invisible y del resto del Mundodisco, visitando nuevos lugares que cada vez acercan este mundo de fantasía al terreno conocido por el lector gracias a las numerosas semejanzas con el mundo real en el que vivimos.
Igual es por ello que muchos consideran el humor de Pratchett como paródico, lo cual se aleja bastante de la realidad. La obra del escritor inglés es tan afilada como una navaja y tan educativa como el profesor que se desvive por verte aprobar por todos los medios. El humor satírico que destaca a lo largo de su obra se preocupa de mantenernos una perenne sonrisa mientras nos conciencia, y abre los ojos a una realidad evidente. Terry Pratchett no se ríe de las cosas, hace que las cosas se rían de sí mismas para luego darle las gracias por las molestias. Son bromas hechas con cuidado, preparadas para que nos hagan la zancadilla pero caigamos en un lecho de plumas.

Así, RECHICERO se convierte en una digna y divertidísima nueva entrega que moldea con nuevos detalles una de las sagas más representativas de la literatura fantástica. Y no lo digo yo, sino los más de 85 millones de copias vendidas en todo el mundo de sus títulos.



CAPÍTULO I- EL COLOR DE LA MAGIA 
CAPÍTULO II- LA LUZ FANTÁSTICA
CAPÍTULO III- RITOS IGUALES
CAPÍTULO IV- MORT

domingo, 5 de junio de 2016

SORTEO: EL QUE SE ESCONDE de Tony Jimenez.

Igual pensabais que El Dr. Motosierra es un desagradecido y no valora el hecho de que ha sido gracias a vosotros que hemos alcanzado las 100.000 visitas. Pues estáis muy equivocados.

Para celebrarlo tenemos preparados una sesión doble de sorteos consecutivos con los que estamos seguros que expresaremos nuestro agradecimiento tanto a nuestros seguidores fieles como a los nuevos integrantes de esta familia que no para de crecer.




El primer sorteo lo protagoniza el último título de uno de los más destacados escritores de terror nacional, nos referimos, como no, a EL QUE SE ESCONDE de Tony Jimenez.
¿Quieres conseguir un ejemplar de la novela en la que Dilatando Mentes ha puesto tanto cariño y devoción?¿Que tenéis que hacer? Tranquilos, no os voy a obligar a atravesar el infierno co un huevo Kinder sin que este se derrita. Tampoco tendréis que recurrir a sacrificios y rituales para goce y regocijo de los primigenios. Es todo más sencillo, solo tenéis que:

- Darle a ME GUSTA a la página de Facebook del Dr. Motosierra.
- Ser seguidor de la página de Facebook de Dilatando Mentes.
- Compartir DE MANERA PUBLICA en Facebook
  ---> ESTA <--- imagen y comentar en ella para saber que participáis.
- Ser seguidor de nuestro blog, drmotosierra.blogspot.com.es. Podréis hacerlo de manera rápida y sencilla en el recuadro del margen derecho llamado SEGUIDORES.

¡Y ya está! entraréis en el sorteo de un fabuloso ejemplar de EL QUE SE ESCONDE de Tony Jimenez, el cual incluye una colección de postales con las ilustraciones creadas por Almu CJ para la obra y un marcapáginas.

¡Ánimo! tenéis hasta el dia 20 de junio (incluido) para participar. El sorteo se realizará a traves de Sortea2 y es exclusivo para ámbito nacional.

¡MUCHA SUERTE A TODOS!

viernes, 3 de junio de 2016

Reseña: LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO de Guillem López.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO de Guillem López

Bienvenidos al pozo, una caverna insondable con mil galerías y túneles, fortalezas pétreas cerca de la superficie y barrios profundos de nichos cavados en la roca. Este es el escenario, brutal y despiadado, en el que habita Veintiuno, un joven que pasa las horas envuelto en una nube de bok en la casa del humo, desde donde interpreta sus posibles destinos: entregar su cuerpo al dios de la mecánica y ser útil en una excavación sin fin, convertirse en un paria o, finalmente, ascender a través de los bajos fondos, pero deberá pagar un alto precio por medrar.

Yo cada vez estoy más convencido de que al ser humano no le gusta el mundo en que le ha tocado echar raíces. ¿Le parecerá aburrido?,¿insustancial?. No hay más que ver como un asfixiante numero de cineastas y escritores se empeñan en convertir nuestro querido hogar en un cráter humeante, un yermo desértico o cubrirla de una atmósfera radioactiva insalubre donde un pequeño número de supervivientes intentan construir algo parecido a una sociedad y sobrevivir a la extinción total de la humanidad, como parásitos que, una vez aniquilado al huésped, sigue alimentándose de su cadáver.

Estas sociedades postapocalíticas muchas veces impulsadas por un insano espíritu bélico, violento, donde impera la ley del más fuerte y con bastante asiduidad cuna de nuevas creencias religiosas y sistemas de gobierno... si, esas que hace unos años todos llamábamos sencillamente "Un futuro de mierda" a más de uno al que se le suelta la boca no duda a la hora de llamarlo "distopía", ignorantes de las diferencias entre ese termino y lo que es sencillamente el epílogo del fin del mundo.

De todos modos, estamos acostumbrados a que este tipo de relatos nos narre, como comentaba anteriormente, la personal odisea del correspondiente y pintoresco grupo de desgraciados en la constante huida de peligros variopintos, en busca de su pequeño Edén, aquel lugar al que la desolación no ha llegado o, sencillamente un rincón donde poder caerse muertos, pero al menos con la sensación de que sus vidas les pertenecen. En dichas historias los personajes son el perfecto reflejo de la lenta muerte de la Tierra, convirtiéndose ellos mismos en arma, consecuencia, veneno y antídoto de un futuro incierto. El ser humano termina siendo víctima sufridora de sus propios errores, y serán los inocentes los que paguen las consecuencias.

Pero no son muchas las ocasiones en que somos testigos del fin del mundo desde la conciencia humana, la moral y el espíritu, una demolición desde dentro. Solemos ver paisajes cubiertos de edificios en ruinas, puentes en precario equilibrio y vehículos comidos por el oxido. Es tan fácil describir este cuadro... si lo comparamos con la destrucción interior, con resquebrajar los cimientos de la poca esperanza que pueda albergar una persona ante su inevitable final.

Quizá sea por ello que libros como LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO sea tan revitalizante como destructivo para el lector.

No fue hace mucho que descubrimos a Guillem López con su anterior obra CHALLENGUER, una novela casi experimental con la que fue capaz de enlazar 73 relatos protagonizadas por 73 personajes y cuyas tramas giraban en torno a un suceso que conmovió a todo el mundo: la explosión del transbordador espacial Chalenguer a los 73 segundos de su despegue. Thriller, ciencia ficción, terror, surrealismo o comedia, esta novela tiene hueco para casi todo tipo de géneros, habiendo espacio incluso para profundas reflexiones existencialista o científicas, es más, hasta con ello se atrevía a buscarle un lado positivo, un motivo para sonreír ante un hecho tan dramático.

Entonces, ¿Cuánto de esto encontraremos en LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO? Absolutamente nada, y puede que todo. Guillem López da un giro radical para trasladarnos al mismo corazón de la Tierra, tan oscuro como el del hombre que lo habita, o al menos los que aun pueden considerarse a si mismo seres humanos.
Cuenta el autor que hace mucho tiempo y por motivos desconocidos, la población del planeta empezó a excavar túneles, "dejando atrás el mismísimo infierno" (Metafórica o literal, me encanta esa expresión) y así nació el Pozo. ¿Que ocurrió en la superficie?, ¿Por qué siguen excavando?, ¿El infierno? El infierno se alegró de que le dejaran atrás, porque no soportaba la competencia desleal.
La novela no para de plantear preguntas similares, y muy pocas son respondidas, mucho menos de forma clara y detallada. El autor se cuida de no darte privilegios, al menos no más que cualquiera de los habitantes de este circulo de túneles que se asemeja a un hormiguero al que ningún depredador se atrevería a asomar el hocico. Y lo peor de todo no es eso. Es la facilidad con la que el lector ve la sociedad real y actual reflejada en esta parodia de orden y civilización, centrada en el trabajo, la rutina, el menor uso de la racionalidad y la convicción ineludible de que morirás igual que has vivido, siendo solo una pieza más de un mecanismo que no se detiene, un engranaje fácilmente sustituible que pasara por la vida dejando el mismo recuerdo que una ancha de mierda en la acera.
¿Suena exagerado? LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO es un texto extremadamente sincero y derrotista. Una derrota que no lleva al lector a la desesperación, sino que le trata como si este ya lo hubiera asumido hace tiempo y, como Veintiuno y los demás personajes de la novela, solo se dejan llevan hacia el harto sabido final.

El Pozo es un lugar donde se vive como una herramienta de trabajo. No es que se te tenga prohibido pensar o sentir, es que no sirve de nada. Sus habitantes recurren constantemente a las drogas para no volverse locos, o igual es para que la locura les invada completamente y conviertan su triste existencia en un viaje más soportable. Otros aceptan su destino y sustituyen partes de su cuerpo por mazas y taladros, sus órganos internos por válvulas y pistones, en una bizarra y grotesca unión de acero y carne, suturas y remaches, acariciando la estética cyberpunk pero dejando que el oxido fermente y el espíritu primitivo perdure. En el Pozo nada pertenece a nadie, no eres dueño ni de tu propia vida. No vives con tu familia, sino con tu una familia.

Encantador panorama el que se nos presenta, ¿Cierto? Sería lógico que su protagonista fuera el contraste necesario que diera esperanza en el lugar, un héroe enfrentándose a la tiranía de un mundo condenado. Pues estáis muy equivocados. Veintiuno es tan traicionero, oportunista, violento, chantajista y ruin como el entorno que le rodea. E igual que los túneles del Pozo cuyos cimientos amenazan con derrumbarse, así es su alma, un campo de batalla de sentimientos donde la supervivencia y el deseo de ser algo más que un futuro desecho destinado a su reciclaje siempre gritan y golpean mas fuerte que los demás.
En primera persona, y a través de cortísimos capítulos seremos partícipes de su interacción con el entorno y consigo mismo, reflejando en actos y pensamientos (e incluso en forma de monólogos internos) el sentimiento fatalista que el autor quiere plasmar en la obra. Su forma de narrarlo obviamente es el adecuado, directo pero sin dejar escapar bellas metáforas, con un lenguaje en ocasiones agresivo, soez, otras mas razonado, y no falta una voz que suena sencillamente desesperada.

CHALLENGUER no solo fue novedosa y original en su planteamiento, sino que ademas su lectura era sumamente entretenida  y atrapaba al lector ávido de saber más. LA POLILLA EN LA CASA DE HUMO no se aleja de esa intención, la de entretener, la de hacerte pensar incluso, pero también es un libro que, quieras o no, va a jugar contigo.

Podría decirse que ésta es una novela de arcilla, o lo que es lo mismo, es una historia muy moldeable. Voy a intentar explicar esto poniendo como ejemplo inicial al protagonista, Veintiuno. Resulta llamativo que apenas se nos dé información sobre la sociedad en la que él ha crecido, mientras que al mismo tiempo Guillem no para de recordarnos que la vida en el pozo es trabajo, trabajo y más trabajo. Entonces nos hacemos una pregunta: ¿Qué tipo de educación se le da a los habitantes de este lugar de niños, si es que se les da? Es innegable que Veintiuno tiene una facilidad de palabra innata, sus expresiones van de lo cortante a lo poético, y muchos fragmentos de sus monólogos quedan en el recuerdo durante mucho tiempo. Esto choca a veces demasiado con el resto de los habitantes con los que se rodea, los cuales usan expresiones cortas, muy sencillas incluso en los adultos..., entonces ¿Es un error del autor el que haya dado tal habilidad narrativa al protagonista sin tener en cuenta que es posible que nunca haya tenido acceso a ella? Puede que si, o puede ser otra cosa.
El desenlace de la novela, dependiendo del lector, es muy interpretativo. y puede moldear a su antojo casi cualquier aspecto de la obra. Así, mientras que uno pueda ver el desarrollo de la trama de lo más simple, otro la puede encontrar complejísima y llena de intenciones entre líneas, de ese modo ¿Quién dice que no puede modificar la naturaleza de los propios personajes? Esta novela es de las que invitan a una lectura pausada, a pararse en cada detalle, e incluso a una doble lectura (lo que no resulta ni molesto ni aburrido dada su corta extensión). No estoy diciendo que estamos ante una nueva generación de librojuegos... no cuando es el autor el que parece jugar con nosotros y solo él conoce las reglas.

Resumiendo... LA POLILLA EN LA CASA DEL HUMO es una pequeña perla en un campo de ostras muertas, puede que su portada no llame demasiado la atención (conmigo no lo hizo, dicha atención se la llevo el nombre del autor) pero su contenido es tan venenoso como curativo. Una ventana abierta a una forma íntima de ver la literatura, las historias de ciencia ficción pero sobre todo, trata de la vida. De una vida cuyo significado se pierde entre polvo, sangre y huesos.