jueves, 1 de mayo de 2014

RENAISSANCE. LA CAÍDA DE LOS HOMBRES de J. J. Lucas



Autopsias literarias del Dr. Motosierra presenta:

RENAISSANCE. LA CAÍDA DE LOS HOMBRES de J. J. Lucas

Aquí campo Renaissance emitiendo en todas las frecuencias. Este es un aviso para toda la población civil sin excepciones, somos supervivientes y estamos organizados, podemos proporcionar alimento y cobijo seguro. Nos desplazamos en vehículos, así que no delaten a nadie, repito, no delaten a nadie su posición sin asegurarse de que es aún humano. Estamos en condiciones de afirmar que están aprendiendo…

En el año 2023 un virus surgido de la nada arrasó la supremacía del ser humano en la Tierra. En apenas unas horas, el denominado virus “Verónica” se convierte en pandemia y muta a los seres humanos de forma salvaje. Un pequeño grupo de supervivientes permanecen fortificados y aislados en un área próxima a la ciudad de Nueva York, bajo el mando del coronel Newseth. 
Han pasado los años y la situación parece ya irreversible, pero el hallazgo de Thomas, que ha sobrevivido junto a su familia durante cinco años escondido en una solitaria granja, cambiará para siempre el porvenir de los supervivientes y, quizá, el de toda la raza humana.
Renaissance, La caída de los hombres es una novela de zombies aún más sofisticada de lo acostumbrado, donde aparecen aspectos tan actuales como la ecología o la posibilidad terrorífica de una pandemia que en apenas un solo día acabe con casi toda la humanidad.

Hace unos pocos días tuve el placer de disfrutar de un debate sobre si la moda de la literatura zombi daba sus últimos coletazos o, por el contrario, estaba mas viva que nunca. Fueron muchísimas y variopintas las opiniones allí dadas. Y ¿Que mejor momento que ese para leer uno de los mas recientes títulos del género Z publicados en nuestro país como es RENAISSANCE?
Una novela que demuestra que mientras haya alguien escribiendo sobre zombis el género nunca morirá.

Pero también demuestra que si dicho género desapareciera mañana mismo, nadie lloraría su perdida.

Recordemos ante todo que esta novela no es realmente nueva. Su primera edición fue publicada por la editorial Atlantis allá por el 2010, encuadernada con una de las portadas mas cutres y de peor gusto que podamos imaginar, cosa que ha mejorado notablemente con la genial ilustración de Daniel Exposito en esta nueva edición de Dolmen. Dicha publicación vino acompañada no de pocos elogios y buenas criticas, alabando su originalidad y su supuesto ritmo frenético y lectura adictiva.

Yo, sin embargo, no se por donde empezar porque para mi gusto estamos ante una novela que no hay por donde cogerla si no queremos que nos explote en la cara.

De la trama propiamente dicha he llegado a leer cosas como "La novela del género zombi mas intensa y recomendable de los últimos años","Sencillamente bestial! Por ritmo, por los combates, por la historia, por todo..." o " No encuentro ningún punto negativo en esas 500 páginas de historia". Debo ser yo entonces el único al que la historia le ha parecido mas lenta que un partido entero de Oliver y Benji. El ritmo es perjudicado constantemente por la mala costumbre del autor de irse por los cerros de Ubeda en vez de centrarse en la información que realmente debería interesarnos. No quiero que me describas en dos largas paginas un único disparo realizado con un rifle de francotirador o con que detergente lava fulanito sus gallumbos, mucho menos si me lo cuentas a mitad de una encarnizada batalla.
Nos interesa saber que la historia la protagoniza en su mayor parte un grupo de soldados, solo diferenciables por sus nombres, no por sus personalidades, todos ellos sacados de un mismo molde de marine con un sentido obsceno por el patriotismo y mas ganas de sacrificarse por su país que de fumarse un cigarrillo con sus compañeros, lo que desemboca en una mas que típica conclusión: Paginas y paginas y mas paginas de innumerables e innecesarias descripciones de armamento ultra moderno y su funcionamiento, que sirven, una vez mas, para ralentizar un ritmo ya de por si perjudicado.



Si, reconozco que de vez en cuando J. J. Lucas es capaz de crear situaciones realmente interesantes y entretenidas, y escenas de acción que podrían haber sido mas emocionantes y épicas si no estuviéramos ante una especie de Greatests Hits del género zombi, donde parece que cambiando a un personaje aquí, y un color allí tenemos que fingir que lo que nos venden no es de segunda mano.
Tampoco ayuda el hecho de que la lectura de RENAISSANCE parezca una partida a un juego en modo Fácil con cheats y Modo Dios activado, puesto que nuestros queridos héroes, como si de Doraemons en pleno futuro postapocaliptico se trataran, son capaces de sacarse de la manga exactamente los que necesitan en el momento adecuado, vamos, como si todo los que les rodea estuviera ya preparado para ese desastre que supuestamente nadie se esperaba. Amen de que al parecer, cinco años de abandono a causa de la plaga no es tiempo suficiente para que, por ejemplo, el suministro eléctrico domestico funcione sin problemas en cualquier hogar, puedas seguir duchándote con agua caliente, jugar a la Playstation o incluso arrancar a la primera una furgoneta que lleva CINCO PUTOS AÑOS, REPITO, aparcada en la calle.
Los zombis que se describen, en un principio me parecían uno de los elementos mas originales de la historia. Una especie de seres mutantes de dientes afilados, adictos al dopaje, por su extremada fuerza y a los libros de filosofía, por su inesperada inteligencia, capaces de aprender y con una extraña alergia a la luz solar... ¡Un momento! ¿no os recuerdan a ciertos seres con los que se enfrentaba cierto ex príncipe de Bel Air y su perro por las desoladas calles de una ciudad de Nueva York escrita originalmente por un tal Richard Matheson?

Pero bueno, no niego que entre tanta descripción innecesaria, tanto girocoptero y armas de tecnología casi extraterrestre, milagros de ultima hora y punzadas en la nuca (Si, casi todos los personajes tarde o temprano sufren una de estas) encontramos un relato entretenido, lleno de sorpresas, unas inesperadas y otras completamente previsibles, e incluso en algunos aspectos hasta originales (solo algunos, no os emocionéis...)

J. J. Lucas no es mal escritor. Sabe lo que hace y se nota que le gusta documentarse antes de escribir sobre algo, o eso quiero pensar. Lamentablemente tiene un par de defectos, y es que al parecer el día que repartieron los signos de puntuación este debió faltar a la cita. Encontraremos paginas enteras sin siquiera un punto y aparte e incluso frases de cuatro lineas con letra apretada sin una sola coma (Recomiendo no leer el libro en voz alta, corres el riesgo de morir asfixiado). Eso si, cuando repartieron adjetivos el caballero se llevo dos sacos y no escatimó en usarlos todos.

No quiero desanimaros para que no leáis el libro. Muchas criticas positivas que he encontrado no son solo de reseñadores o "Críticos literarios" de esos que dicen ser humildes y justos, sino también de lectores que dejan sus comentarios en tiendas de libros online como Cyberdark. Lo que yo aquí presento es mi mas sincera opinión. Una opinión que, por suerte, como lo culos, cada uno tiene el suyo propio.

No quiero despedirme sin dar una ultima colleja a la correctora de la edición de Dolmen, una tal Pilar Lillo, a la que recomiendo que alguien le recuerde urgentemente cual es su trabajo, porque me da que no lo tiene claro. No lo digo yo, sino los cientos (si, he dicho bien, CIENTOS) de errores gramaticales y ortográficos que se reparten por toda la novela.

3 comentarios:

  1. es realmente bueno, mezcla accion y zombies con gran maestria
    y con un final digno de Hollywood.

    esperando la segunda parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lector masivo de literatura zombi siento que mi opinión discrepe con la tuya. Yo solo he encontrado una historia aburrida, simple, poco original y con muchisimas lagunas y fallos argumentales...

      Eliminar
    2. hombre carlos, me hubiera gustado que fuese un El manantial o Idyll
      pero con que me distrajera una temporada me doy por sadisfecho, aun no me considero un lector refinado mi gusto a empezado hace como un año

      Eliminar