jueves, 23 de marzo de 2017

Reseña: BIENVENIDOS AL BIZARRO de VV.AA.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

BIENVENIDOS AL BIZARRO de VV.AA.

Concursantes de un reality de modificación corporal competitiva, enfermedades de transmisión sexual extremas y coleccionables, rudos detectives privados atrapados dentro de osos de peluche, extrañas gigantas que aparecen en la costa para no se sabe muy bien qué, vendedores de dildos a domicilio con crisis existenciales, alicatadores en miniatura que aparecen cada vez que te masturbas… Todo eso y mucho más es lo que encontraréis entre los relatos que componen este libro. Si creéis que no sois el público objetivo, lo más seguro es que estéis en lo cierto, así que, por favor, coged otro libro. Si, por el contrario, creéis que esto es lo que llevabais toda la vida buscando…

¡Bienvenidos al bizarro!

Ofrecemos, por primera vez en español, una antología de relatos de diferentes autores dedicada al género literario que convierte en literatura la sección de culto del videoclub. Pero el bizarro es eso y mucho más. A medio camino entre género literario por derecho propio y movimiento cultural, bebe de todos los géneros –especialmente los fantásticos– para vomitar una pasta colorida, sorprendente y muy, muy adictiva. En este volumen encontraréis una pequeña muestra de todas las formas que puede adoptar. Pero cuidado, que a lo mejor no volvéis a mirar la literatura con los mismos ojos.

* No es mentira, es un alt-fact.

Pocas veces tengo la suerte de saber como comenzar una reseña incluso antes de empezar el libro. Imaginaos entonces mi sorpresa cuando descubro que el prólogo del título que nos ocupa, obra de Hugo Camacho, prácticamente me quita las palabras de la boca al tener ya en mente qué decir acerca de lo que supuso mi descubrimiento del género bizarro.

Yo, al igual que Christoph Paul y seguramente muchos de vosotros, he sufrido en algún momento esa pequeña crisis o bloqueo del lector, en la que uno disfruta más o disfruta menos de las lecturas, pero no se siente lleno, no encuentra ese "algo" que recuerde ese gusto casi lujurioso por los libros, esa sensación  de estar ante algo único, excepcional. Pero curiosamente los tres títulos de literatura bizarra que he leído (FANTASMA de Laura Lee Bahr, LA CASA DE ARENAS MOVEDIZAS de Carlton Mellick III y CIUDAD REVIENTACRANEOS de Jeremy R. Johnson, todos publicados por Orciny Press) al que habría que sumar también JOHN MUERE AL FINAL de David Wong han supuesto, en mayor o menor medida, esa pequeña vía de escape, esa cura de exceso de literatura... con más literatura.
Y es que el bizarro es así, capaz de abrir tu mente y evocar imágenes y situaciones que de otra manera serían impensables de imaginar. Pero no es que saque ideas de nuestra cabeza con caricias y buenas palabras como otros títulos destinados a desarrollar esa imaginación que todos tenemos latente, unos más escondido que otros, sino que lo hace a martillazos , y buena parte del resultado de esas ideas termina mezclándose con esquirlas de hueso y pedazos de sesos para dar color y textura a las historias que leeremos.

BIENVENIDOS AL BIZARRO es la tardía (pero más vale tarde que nunca) introducción a este mundo de excesos, obscenidades e idas de olla que Orciny Press nos ofrece con 11 relatos (12 si disfrutas de la edición de preventa) que muestran algunas de las facetas de las muchas y variadas que puede ofrecer un género que no entiende de barreras ni limitaciones, ya sea a la hora de crear sus tramas así como de buscar el punto exacto en que lo inmoral y lo grotesco se convierten en prohibido.

Sería pecar de topicazo decir que en estos relatos uno va a encontrar un cóctel bien agitado de numerosos temas literarios entre los que destacan el terror, la ciencia ficción, la comedia o el romance, pero no sería del todo acertado, ya que es el mismo ingrediente bizarro el que adapta los elementos a sus necesidades. Es como el parásito alienígena que atraviesa el cerebro del huésped con cien tentáculos para así transmitirle sus ordenes y deseos. Así actúa con los géneros la mente de los distintos autores que han parido, y a veces vomitado las variadas historias que encontraremos en este volumen, que convierten elementos tabú en el eje principal en el que giran todos sus personajes y sus desdichadas experiencias llenas de referencias a la cultura pop y freak.
Pero cuidado, porque todo ente intruso termina debilitando al portador, y es por eso que me gustaría dejaros un consejo personal antes de echar un vistazo rápido a los relatos que componen este reto tan complejo como satisfactorio:
Racionadlo. Cada historia de BIENVENIDOS AL BIZARRO tiene tantos detalles, tandas ideas y elementos ensamblados, o revoloteando buscándose los unos a los otros que intentar leer toda la colección en pocas sesiones puede suponer una experiencia agotadora y cortocircuitar la capacidad asimilativa del lector. Leed un relato, saboreadlo lentamente y finalmente dejad que repose, haced una digestión creativa, haceos a la idea de lo ilimitado del bizarro y cuando estéis realmente listos, atacad el siguiente texto, porque si pasáis de uno a otro de manera inmediata posiblemente lo que consigáis sea crear vosotros solos una historia tan bizarra que mezcle dildos gigantes atacando ciudades de caramelo defendidas por bebes robots armados con lechugas parlantes. Y antes de que se os pase por la cabeza, la idea es mía, no me la robéis.

La antología no es que espere demasiado tiempo para empezar a mostrar sorpresas, porque el relato con el que inicia el viaje, LA LIGA DE LOS CÉROES de Jeremy Robert Johnson es, nada más y nada menos que un spin-off de la novela CIUDAD REVIENTACRANEOS del mismo autor que la presente editorial tuvo el buen gusto de poner a nuestro alcance. No obstante, la historia funciona por sí sola, ampliando los orígenes de uno de los personajes secundarios más llamativos, mostrándonos el lado más extraño de los programas de éxito de la telebasura superficial, aquellos que te convencen de que la imagen que te devuelve tu espejo no es la que quieres. Estamos ante el más insano ejercicio acerca del sacrificio que muchos serían capaces de realizar a cambio de su minuto de gloria.

Es común que el bizarro juegue usando a su favor la ignorancia y el desconocimiento general del lector, trasladando a éste a lugares y situaciones que se dan por hecho a si mismas pero que causan un fuerte sentimiento de desubicación y encierro. DINÁMICA DE CLASE de D. Harlan Wilson nos lleva a un terreno del que solo se nos permite conocer sus brutales y definitivos sistemas académicos que retoman la imagen metafórica que aquí se vuelve casi literal que Pink Floyd hizo famosa en la que niños ávidos de conocimiento y vestidos de inocencia son pasados a través de una picadora de carne, en un relato a medias entre la comedia y el existencialismo que nos recuerda el poder inmoral del sistema, capaz de destruir nuestros sueños por ser un autómata más sin errores, sin dudas ni personalidad.

El  bizarro también es camaleónico, capaz de adaptarse y mezclarse con otros estilos y géneros. GIGANTAS SENTADAS EN LA BAHÍA DE BERANGKAT de Tamara Romero toma como base un estilo narrativo más cercano a los cuentos y las fábulas en lugar de usar formas directas y totalmente desenfrenadas para contar una historia muy humana en lo referente a la actitud de nuestra especie ante cambios radicales, con moraleja y cierta presencia del karma incluidos. Ameno, de fácil comprensión y menos retorcido de lo que esperábamos, el relato de Tamara es una muy apreciable muestra de imaginación condensada en cuento ligero que muestra las consecuencias que supone contentar a muchos a costa de unos pocos.

A estas alturas uno ya sabe que puede esperarse cualquier cosa de una historia de género bizarro, incluso como veremos en LA NOCHE DE LAS CHONIS de Grant Wamack, cosas más adecuadas para formar parte de un capítulo de Rick & Morty, Futurama o alguna de esas gamberradas animadas de la actualidad que para convertirse en una narración escrita. Y es que los elementos "extraños" dejan paso a otras cosas mas... digamos, absurdas, casi ridículas. Pero joder, que estamos hablando de una invasión zombi donde la amenaza no son muertos vivientes, sino clones de Miley Cirus. Personalmente, esta historia que parece propia de un estudiante aburrido en clase de historia no es que aporte demasiado, salvo causar algunas muecas de complicidad ante chistes y referencias que ya se consideran clichés de sus protagonistas.

Y para los que aun piensan  que puede haber algun límite en lo grotesco de este tipo de historias, PEQUEÑA MISS ULTRASONIDO de Robert Deveraux puede suponeros un duro golpe. ¿Recordáis alguna de esas incontables películas de sobremesa en las que el protagonista lucha por su sueño de formar parte del mundo del espectáculo, que empieza siendo un absoluto desconocido para acabar convirtiéndose en un ídolo de masas?. Pues esta historia parte de una premisa similar, combinando hilaridad con una falta de ética que roza lo ofensivo, pero sin dejar de suponer un reflejo de un futuro al que nos acercamos peligrosamente y que, usando de nuevo el tema de los concursos de belleza como hace J. R. Johnson en la presente antología, muestra al ser humano como el monstruo que intenta ocultar con capas de superficialidad.

Se dice que muchas historias esconden  algún tipo de enseñanza o crítica hacia algún aspecto de la sociedad o la naturaleza humana. Luego tienes relatos como HAY UN MILLÓN DE MANERAS DE HACER LO CORRECTO de Matthew Revert cuyo nivel de desenfreno y surrealismo es tal que es mejor dejarse llevar por su historia en que lo más normal que sucede es que un alicatador en miniatura aparece del rabo de un adolescente al tener su primera experiencia sexual... a partir de ahí una delirante espiral de sinsentidos consigue que una perenne sonrisa nos acompañe en esta divertida muestra de locura pseudoerótica.

Sin alejarnos del tema del erotismo pero con un toque  bastante más visceral toca BAILARINA EXÓTICA de Violet LeVoit, un relato de tono evolutivo donde a modo de monólogo interno, la brutalidad de los pensamientos de la protagonista va exteriorizándose hasta convertirse en una representación desenfrenada de sus deseos , plagados de imágenes no aptas para estómagos sensibles, y no dejando que su impacto sea únicamente superficial, sino que busca la manera de golpear al lector donde más duele.

Esperaba con muchísimas ganas el relato con el que se nos presenta Carlton Mellick III, y ORGÍA FANTÁSTICA no decepciona, siendo este uno de los textos más divertidos de BIENVENIDOS AL BIZARRO, y también de los más completos, porque imaginarse un mundo donde las ETS pueden coleccionarse y proporcionar más habilidades que una granja de pokemons puede dar para una historia llena de acción, momentos extravagantes y carcajadas,y lo que nos trae el autor de LA CASA DE ARENAS MOVEDIZAS tiene todo esto en cantidades de lo más generosas. Muy recomendable.

SEÑOR FELPA, DETECTIVE de Garret Cook es como el hijo bastardo y maleducado de los mundos en los que se inspiraron personajes como Roger Rabbit o el pato Howard, un relato con todos los ingredientes de un buen pulp y unos personajes lo suficientemente atractivos para que la historia se nos haga cortísima. Merecedora de su versión novelizada.

Alejada de esta orgía de monstruosidades e historias que se apoyan en un potente e inverosímil apartado visual llega Laura Lee Bahr y su PASTEL DE TERCIOPELO AZUL, ofreciendo una cara del bizarro que poco a poco a sabido apropiarse y creando con ello un sello propio. La autora juega aquí con la percepción del lector, modelando sentimientos y emociones, saltando entre la mente de sus protagonistas sin saber si lo que encontraremos al fondo son aguas cristalinas o fango maloliente, a lo largo de un drama fruto de un "bizarro" sentido del romance.

Si el relato de Cook te hacía desear que no acabara tan pronto, Kevin L. Donihe causa sin querer la sensación contraria. EL VENDEDOR DE DILDOS A DOMICILIO nace de un concepto maravilloso que en ocasiones puede recordar a los pasos y retos que debe afrontar cierto principito inventado por un tal Antoine de Saint-Exupéry para encontrar su destino o al menos un objetivo por el que luchar, todo ello adaptado a un lenguaje adulto y en ocasiones absurdo. Una historia que juega con la idea de que es el camino recorrido lo importante, no el destino, pero que pese a contener escenas realmente interesantes, el viaje puede acabar siendo demasiado largo y lleno en exceso de señalizaciones ininteligibles.

(Bonus Track) Existe un relato extra a disposición de los que adquirieron la antología en su preventa, encuadernado aparte en papel rugoso y cosido a cordel. ¡TENTÁCULOS! de Sergi Álvarez es el obligado paso del genero bizarro a la mitología lovecraftiana, tan tronchante como aterrador. Un texto que parece nacido de la más absoluta improvisación con resultados francamente curiosos e insanos.

BIENVENIDOS AL BIZARRO es una pieza perfecta para descubrir uno de esos géneros que permanece en estado latente en la mente de mucho de nosotros, pero no es hasta que alguien te recuerda como todos los autores de esta colección, que existe una cosa llamada imaginación, y que su uso, indiferentemente de lo ofensivo o ridículo que pueda resultarle a la gente recatada, es ilimitado. Estos relatos son la llave que abre la puerta a la sección prohibida del videoclub al que íbamos de jóvenes, llenas de obras que tus compañeros rechazaban por tener argumentos demasiado absurdos incluso para la época, sangre, sexo y sustancias de dudosa procedencia, pero que en el fondo sabíamos que la huella que dejarían en nuestra mente iba a tardar en borrarse.

No sabemos si alguna vez se borro del todo, pero es una cicatriz que hoy ha vuelto a supurar con fuerza, y sinceramente, los primeros auxilios pueden esperar, porque esto es una gozada.

jueves, 16 de marzo de 2017

Ganador sorteo de LA IGLESIA de Alberto M. Caliani

Tras la abrumadora participación para conseguir el ejemplar de LA IGLESIA de Alberto M. Caliani, por fin tenemos al ganador del Sorteo.

Habéis sido muchos los que habéis probado suerte, pero finalmente, la novela irá directamente a manos de:


Enhorabuena a Raquel Molina. En breve nos pondremos en contacto contigo para que nos digas donde enviamos tu premio firmado por el autor, o si lo prefieres, puedes acudir a la presentación del libro el sábado 18 de Marzo y recibirlo directamente de nuestras manos.

Y a los demás, muchísimas gracias por participar y os deseamos suerte en los próximos sorteos.

lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña: MALA SANGRE de Carmen Moreno.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

MALA SANGRE de Carmen Moreno.

Cuando todo sucede, cuando después de una guerra la vida te obliga a ser un tipo normal, aunque ya jamás puedas serlo; cuando la mayor de las crueldades proviene del mayor de los amores, la lucha por la supervivencia es lo único que puede mantenerte en pie.

En Waukegan, un pequeño pueblo de Illinois, la fuerza lo es todo. El teniente William C. Delany, excombatiente de la Guerra de Secesión junto a Abraham Lincoln, se esfuerza en hacer de su hijo un «hombre». Mientras la vida parece transcurrir sin demasiada prisa en el pueblo, la llegada del nuevo médico marcará un cambio importantísimo en la vida de Jesse Delany, hijo del teniente, amante de los libros y superviviente nato. 

Pronto, la normalidad se rompe en Waukegan. Desapariciones, extraños asesinatos que nadie comprende y, sobre todo, el descubrimiento de los secretos más terribles que esconde el alma humana, convierten las calles del pequeño pueblo en un aledaño del infierno.

Nos están vendiendo una mentira. La sociedad nos ofrece en cada detalle, aprovechando cada oportunidad, la idea de un mundo feliz. Un sistema de engranajes que funciona a la perfección, donde cada pieza es representada por el individuo, y a ese individuo hay que cuidarlo, hay que recordarle que vive en un plano que no es sino el reflejo idealizado del puesto de trabajo de sus sueños, cuyas paredes están empapeladas con frases motivacionales, firmadas por Paulo Coelho y decoradas con dibujitos de corazones y gatitos animados. Y así las ruedas giran y giran, y cada pieza encaja con la otra al milímetro en una secuencia ininterrumpida que sirve para bajar la persiana de la ventana que da a las injusticias, pero que realmente no existen si no les pasa a uno mismo.

Pero algunos ya habíamos mirado antes de que el telón bajase del todo, y sabemos la verdad, y mientras unos se han acostumbrado a caminar por pulidas baldosas de oro, nosotros hemos aprendido a correr y saltar por los escombros de la ruina en la que han acabado convertidos nuestros sueños. Nos han enseñado a odiar, hemos apretado tanto los dientes que se nos han nsensibilizado las encías, cerrado tan fuerte los puños que las palmas sangran al contacto con las uñas. Mientras ellos descubren por una vez en sus vidas a saber lo que es el temor, nosotros nos hemos convertido involuntariamente en inestables explosivos de los que hasta desconocemos la longitud de la mecha. El mundo nos ha hecho cambiar...

... Y nos hemos transformado en Jesse Delany.

Tanto el western como las historias de vampiros han dejado huellas muy profundas tanto en el cine como en la literatura. Litros de tinta han llenado paginas y más páginas de forajidos asaltando trenes, duelos al amanecer, vasos de whisky volando a través de la barra de algún saloon mientras un jugador de poker echa mano a su revolver al darse cuenta que su contrincante esconde cartas bajo la manga. Y son ya incontables los metros de celuloide que han convertido estos relatos en imágenes en movimiento, en un intento de conseguir plasmar uno de los episodios más representativos de la historia americana. Otros escritores en cambio, se han decantado por escribir sobre lo contrario, lo que solo ha existido a través del mito y las habladurías, transformando miedos en monstruos de carne y hueso, resucitados, chupasangres, demonios. No era descabellado pensar que ambos caminos, ambas formas de representar la historia moderna de la humanidad terminaran cruzándose, y como resultado tenemos lo que se conoce como Weird West, un género que en nuestro país no solo viene ejemplificado recientemente con el nuevo trabajo de Carmen Moreno, MALA SANGRE, sino que éste ha llegado para ser una de las más importantes referencias de su campo, ya no solo por lo que es, sino por lo que representa.

Carmen Moreno ha sabido granjearse un lugar en el mundo literario por méritos propios, entre los que se incluyen premios de poesía o relato corto, montones de participaciones en antologías o incluso convertirse en la editora de Cazador de Ratas, uno de esos sellos literarios independientes que han llegado recientemente con mucha fuerza. Pero realmente todo esto no tiene mucha importancia cuando se trata de valorar una novela como la que tenemos entre las manos. MALA SANGRE, a primera instancia podría resumirse como una historia de vampiros ambientada en el salvaje oeste, pero así solo estaríamos rascando su superficie. La historia de Jesse Delany tiene más que ver con su trasfondo histórico real que con los sucesos sobrenaturales que se suceden en Waukegan, y es probable que cuando te hayas sumergido en su historia descubras que no es en absoluto lo que esperabas. Sino más y mejor. Hay terror, por supuesto, pero Carmen convierte ese terror a lo desconocido en solo un bache en comparación con el abismo que supone el miedo con el que se convive a diario, pero ¿Qué nos asemeja a nosotros con Jesse?

Si hay un pensamiento recurrente que a todos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez, es el de habernos sentido intrusos en nuestro propio tiempo y lugar, de vivir y convivir en un mundo que no hemos elegido, jugando a un juego amañado en el que tenemos las de perder. Jesse parece nacer de todas esas frustraciones que afloran en nosotros. Un joven que no pertenece a su época, que ha nacido para hacer grandes cosas, e incluso cambiar el mundo, pero que sin embargo, desde el mismo momento de su nacimiento, los gruesos eslabones que conforman la cadena de la tradición le mantienen preso y le imposibilitan avanzar. Y esos eslabones son muchos, de distintas formas y nombres, uno se llama madre, otro padre, hermanos, pasado, presente o futuro, las hay con leyendas grabadas en ellos que rezan cosas como "Tus sueños son solo una fantasía que destruyen a la familia".
Pero un día todo cambia, y esa cadena ya no rodea tu tobillo, sino tu cuello, y cada vez se tensa más y más y nos encontramos en ese momento clave en que solo podemos dejarnos hacer u oponer resistencia de una vez por todas.

Por supuesto, para expresar todo esto en un relato de ficción es necesario crear unos personajes que se ajusten a estas necesidades, y Carmen Moreno cumple con creces con las expectativas, creando un Waukegan lleno de vida, con tantas historias que pugnan por salir como habitantes pueda tener, pequeños pedazos de cristal pertenecientes al espejo que refleja una historia de luchas por la libertad y los derechos humanos, pero que con el tiempo ha convertido cada día en una prueba a superar para ser el hombre que todos esperan que seas.
Estas características y otras convierten a MALA SANGRE en una novela de personajes por encima de todo, cuyas vivencias y pensamientos resuenan a tal volumen que es capaz de convertir la tercera persona en la que está narrada en primera, donde el lector deja de verlo todo desde su cómoda butaca para hacerlo de manera que los ojos de Jesse Delany sean los suyos propios.

No nos olvidemos de que también estamos ante una historia de terror, el cual hace su presencia en la forma del vampiro más tradicional de la literatura. Nada de guaperas que brillan como un gusiluz enchufado a una batería de coche, ni sanguijuelas disfrazadas de zombis que invaden ciudades como las plagas de langostas devoran las cosechas. El chupasangres que Carmen resucita llega como una representación del folclore y la literatura gótica, un ser tan refinado como letal, cuya humanidad ha trascendido y se posiciona como un dios, un ángel de la muerte que camina entre los mortales. Sin embargo no estamos hablando de un verdugo o una mera figura ejecutora, y el vampiro no es aquí el resultado final de todas las ecuaciones, sino el detonante, un mal invisible pero infeccioso que impregna toda la localidad de Illinois y hace que sus habitantes muestren su auténtico rostro, siendo el fuerte solo carnaza y el débil, un brutal cazador.

MALA SANGRE te sumerge en la historia con una narrativa ágil y feroz, cargada de dramatismo y buenos momentos de tensión en un texto que, pese a no buscar sorpresas ni momentos inesperados, sabe mantener la curiosidad y la intriga, y anima al lector a acompañar a los Delany en lo bueno y en lo malo, sin desviarnos de un camino que el instinto nos recomienda no recorrer, adivinando que nada bueno puede estar esperando al final. Pero cuidado, porque esto puede ser un arma de doble filo.
El ritmo que la escritora dota de la novela es a veces hasta frenético. Tanto, que existen escenas que parecen que sucedan a cámara rápida dando por hecho detalles y pasando por alto las interacciones de unos personajes para, a cambio, centrar la atención en la de otros. Y repito, estamos ante una novela que cuida al máximo a sus protagonistas, tanto que el lector no se va a conformar con lo que se dice de uno de los caracteres, sino que se va a interesar en todos los que en ese momento entran en escena, en sus pensamientos y opiniones. Esto, sumado a la ya mencionada riqueza de historias que puede albergar los paisajes de la novela creo que, y digo esto como un halago, habría disfrutado más aún de MALA SANGRE si hubiera tenido el doble de páginas.

Lo que sí es una crítica negativa es el hecho de no haberle prestado el cuidado que se merecía a la corrección del texto, y es que es difícil dejar pasar de largo un buen numero de errores ortográficos y/o gramaticales. Pero tranquilos, por suerte la editorial ya tiene anunciada una segunda edición revisada y corregida... vamos, que me lo están poniendo difícil para encontrarle pegas más allá de su corta extensión.

Para terminar decir que buscar una comparativa para MALA SANGRE es difícil, más cuando ésta es mi primera experiencia en la rama del Weird West fuera del relato corto, pero sí que puedo hablar de sensaciones, y Jesse Delany se acerca en emociones trasmitidas, ya sean por sus muestras de amor y perdida de una frágil inocencia a lo que sentí aquella vez que conocí a Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista de la obra maestra EL PERFUME de Patrick Süskind, convirtiendo el miedo en atracción seduciéndonos con una grotesca idea del deber y la justicia, enseñándonos que los sueños rotos acaban siendo cadáveres sin forma que se descomponen en nuestro interior. Donde la auténtica lucha no trascurre en las calles de Francia o los campos del lejano Oeste, sino en un lugar más cruel, oscuro y salvaje: la mente humana.

martes, 7 de marzo de 2017

Reseña: LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO de Manuel Amaro Parrado.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO de Manuel Amaro Parrado.

León González cumple los tres requisitos indispensables para ser una potencial arma de destrucción masiva: no tener referencia moral ni guía en la vida, ser de inteligencia distraída (tonto, según la gente de la calle) y tener poderes que no sabe controlar.

El reloj del apocalipsis se ha puesto en marchay por ello tres fantasmas serán enviados para avisar a León del importante papel que le ha tocado desempeñar: salvador o destructor del mundo.

Por ello, nuestro antihéroe iniciará una aventura en la que tendrá que lidiar con psicópatas, médiums, resucitados, espíritus cabreados, sectas satánicas, gánsteres de medio pelo, arcángeles, un diablo que ansía su alma por encima de todas las cosas e incluso la misma Parca.

El objetivo será encontrar el Grimorio del Nazareno, un libro de hechizos que la familia González atesora desde tiempos inmemoriales, y que podría hacer que los poderes de León fuesen totalmente ilimitados.

El destino del mundo está en las peores manos posibles…

Vivimos tiempos confusos, peligrosos, donde el hombre se preocupa más en las apariencias que en ser autentico y tener claro sus propios principios para terminar convirtiéndose en un modelo de hipocresía movido por el egoísmo y el quedar "guay" frente a los demás solo por el qué dirán.
"Tu libertad termina donde comienza la mía". Seguro que os suena esta frase. Es más, posiblemente la hayáis usado en algún momento en que una discusión trivial en alguna red social adquiría tintes filosóficos e intelectuales para mostrar (casi a la desesperada) mayor conocimiento sobre el concepto de la libertad de expresión o zanjar cualquier conversación de una vez por todas antes de que el tema se vuelva más violento.

El hombre actual parece vivir constantemente ofendido, permanentemente a la defensiva ante la necesidad de expresar sus sentimientos y censurar los de los demás. Cada día ocurren cosas que nos ponen a unos en contra de otros, ya sean por motivos raciales, sexuales, políticos o religiosos y, en una, antes de comenzar perdida, búsqueda de una utopía donde todos opinan igual y la egoísta idea de la posesión de la verdad absoluta y el uso de la libertad de expresión es solo aplicable a uno mismo. la literatura por suerte sigue siendo un terreno donde se han librado pocas batallas en nombre de lo moralmente correcto. No digamos ya en la literatura de género donde en muchas ocasiones es hasta necesario derribar ciertas barreras que delimitan el camino que queremos recorrer. Y en un país como el que vivimos , en el que parece que en ciertos aspectos nos hemos estancado en la edad media y la inquisición vigila todas las redes en busca de cualquier pensamiento que contamine su ideal retrogrado, es de agradecer que existan plumas tan despreocupadas y arriesgadas como la de Manuel Amaro. Y jugársela en clave de humor.

El presente autor ya nos hizo una grata visita hace muy poco en este blog con DIOSES Y CORDEROS, una inusual colección de relatos de terror conectados entre sí a modo de fix-up que mostraba al hombre como el ser más monstruoso que puede crear la imaginación, sobre todo cuando está en poder de una posición que le da un poder casi divino ante sus semejantes. LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO, su más reciente trabajo, sin poseer nada que le asemeje al otro mencionado trabajo, ni en estilo ni en carácter, sí que mantiene cierto parecido en el trasfondo, ya que volvemos a tener de protagonista a alguien en posesión de grandes poderes, pero al contrario de la crueldad y el egoísmo de la que alardeaba DIOSES Y CORDEROS, aquí son los demás y no el "favorecido" quienes buscan aprovecharse de unas habilidades que pueden cambiar el destino del mundo.
Pero no os engañéis, lejos de lo que hayáis podido leer anteriormente y en contra de lo que pueda dar a entender una portada más propia de un álbum de Brutal Death Metal, LEÓN GONZÁLEZ ANTICRISTO es una comedia sobrenatural absolutamente gamberra y en ocasiones con un humor más próximo a lo barriobajero que al "inteligente", es decir, mal que me pese, cercano al que estoy acostumbrado a leer de gente de nuestra tierra.

Si, claro, para mí sería muy fácil atribuirle mis quejas a la falta de ideas de los autores españoles, pero me gusta complicarme la vida y prefiero pensar que todo es fruto de mi mala suerte eligiendo lecturas. La cuestión es que la mayoría de novelas y relatos escritos en nuestro país que se atreven a mezclar comedia con géneros como la fantasía, la ciencia ficción y sobre todo el terror que he leído parecen cortadas por el mismo patrón. O eso o que sus creadores han leído el mismo manual para dummies sobre como escribir historias graciosas con zombis, vampiros y demás criaturas del más allá. Sea como sea, el resultado tiende a ser el mismo: chistes de pedos y tetas, comentarios acerca del tamaño de los penes, uso del tema de moda de precaria fecha de caducidad aludiendo a la política o la telebasura y poco más.

En apariencia, LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO (Por cierto, secuela directa de LEÓN GONZÁLEZ, SANTO, pero que gracias a un exhaustivo resumen en los primeros capítulos, puede leerse sin ningún problema) no se aleja demasiado de este esquema. Pero joder, estamos en un país de chiste, y donde bastante difícil es ya reírse, tiene merito que un escritor se esfuerce en sacarnos una sonrisa aunque sea con chistes resabidos y coñas que rozan el mal gusto, ¿Y sabéis qué? Que Amaro lo consigue, aunque sea a ratos. ¿Y cómo lo consigue?

Pues principalmente por su protagonista, León. Acostumbrados en este tipo de historias a personajes prepotentes a los que todo les sale mal pero prefieren volverse ciegos, sordos y mudos y a parodias de personas que abusan de las oportunidades para hacer el ridículo, Manuel Amaro construye en esta novela una personalidad moldeable, diríase evolutiva, que por unas circunstancias u otras, la sociedad le ha puesto en la frente la etiqueta de tonto y voluntariamente inadaptado para todo. Vamos, lo que comúnmente se le conoce como faltarle un par de vueltas en el microondas. Sin embargo las responsabilidades de las que se tiene que hacer cargo y cómo éstas le superan en número y fuerza, ya sea porque el trabajo encomendado le queda grande o porque los demás no paran de ponerle obstáculos, le alejan de los estereotipos de la comedia regurgitada anteriormente mencionados, y a cambio se antepone otro tipo de sentimientos que cualquier lector interpretaría como ternura.

Al poco tiempo de conocer a León nos quedan claras varias cosas. Una de ellas es que evidentemente el pobre es más tonto que cagar de lado, aunque no hablamos de una ineptitud intencionada, porque otra de las cosas de las que nos damos cuenta es que el protagonista en ningún momento busca provocar el mal que va causando allá por donde va... bueno, la gente puede acabar traumatizada de por vida e incluso muerta, pero es la inocencia, y sobre todo la ignorancia y el verse forzado una y otra vez a hacer cosas que realmente no desea lo que guía los pasos de León, y no es complicado notar su confusión, malestar e incluso algunos momentos de ira. ¿cierta identificación con el personaje?, ¿Comprensión?... Es posible, y eso le convierte en ancla y al mismo tiempo brújula de la historia . Además,de León, un  personajes secundarios pero constantes a lo largo de la trama como son un peculiar demonio y la aún más peculiar mascota perro llamado Sprocket no hacen sino realzar y amplificar la señal del mensaje que nos quieren trasmitir; que no todos somos iguales, que tener la posibilidad de doblegar a la humanidad no implica que necesariamente haya que hacerlo, que algunos solo buscamos algo tan simple como sobrevivir, y a ser posible, sentirnos a gusto con nosotros mismos haciéndolo.

Estos no son los únicos personajes que aparecerán a lo largo de LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO, aunque la mayoría de ellos bien tiene papeles más bien casuales, que en cuanto han cumplido con su cometido desaparecen sin dejar rastro. Esto me lleva a hablar de otro detalle llamativo de la novela: su ritmo.
Al igual que ocurre con su protagonista, la misma historia y su estructura va evolucionando a medida que avanzamos. Buena parte de la trama nos lleva de manera frenética (a veces demasiado) de un escenario a otro, de una situación inverosímil a otra, y son solucionadas de manera casi autoconclusiva, dando a la novela la apariencia de una colección de sketches humorísticos o relatos independientes, y es ya hasta casi el final cuando el argumento consigue centrarse y encontrar una ruta a seguir. No es esta exactamente una crítica negativa, pero a veces da la sensación de que la estructura va construyéndose de manera improvisada, sin ningún tipo de planificación previa en la que el escritor se ha dejado llevar arrastrándonos a nosotros a su paso.

Dejando de lado la solidez e inusual profundidad de su protagonista, el resto de los ingredientes de los que se compone LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO sí que son bastante comunes. Tenemos un trasfondo y escenario muy propio de las historias donde predomina el humor negro made in spain, que resaltan los aspectos negativos de la sociedad hasta lo absurdo y se burla constantemente de las clases altas y las ideas preestablecidas. Podríamos mencionar la obra cinematográfica de Álex de la Iglesia para ejemplificar estos conceptos, resaltando para no alejarnos demasiado de la temática presente, El Día de la Bestia. No faltan tampoco multitud de parodias de secuencias y obras conocidas como El exorcista, Cuento de Navidad o Ghost, acercando la historia al público y ofreciéndole un terreno conocido.
Y por supuesto chistes de manual básico que seguramente los más "progres" no dudarían en tachar de sexistas, homófobos, racistas y un largo etcétera, que unas veces atenta contra la religión y otras contra la solidaridad hacia los más necesitados. En definitiva, coñas que algunos considerarán oportunidades aprovechadas para insultar o faltar a su respeto, pero que otros por suerte, quiero pensar que la mayoría, aprovechamos para reírnos de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea, que no busca ese supuesto odio que últimamente algunos no se cansan de predicar, sino aprender a no tomarnos todo tan en serio, aunque sea por un rato. Aunque hay que decir que tampoco es que Amaro desaproveche la oportunidad de ser mordaz con muestras de un humor bastante crítico, donde por supuesto la iglesia y las religiones en general son los más damnificados.

No es un tipo de humor que me entusiasme, queda claro, a veces por resultar bastante facilón o por abusar de la misma gracia hasta perder todo sentido (¿Quién no recuerda al Chavo o al Chapulín Colorado?), aunque de vez en cuando el autor deja asomar ideas de lo más interesantes, ya sean cómicas o serias, pero al final poco aprovechadas.
Así que no, no es "humor inteligente", o científico o treméndamente concreto, pero en comparación con desastres literarios que intentaron lo mismo como ZOOMBI de Bermúdez, o ESPAÑA: GUERRA ZOMBI de Noguera, al menos LEÓN GONZÁLEZ, ANTICRISTO sabe poner en marcha la sonrisa desde el principio y mantenerla aunque sea a ralentí, compensando carencias con virtudes obvias.

Concluyendo, el último trabajo de Manuel Amaro no es una obra memorable ni cambiará la forma de ver la literatura de humor a nadie, mucho menos la de terror, pero sabe ofrecer un buen rato con altas dosis de mala leche, mostrando el lado más gamberro de su autor y alguna pizca de originalidad. Y ante todo, su autor da una muy buena lección sobre como crear un personaje capaz de merendarse el solo cualquier otro elemento de la historia y sin dejar en ningún momento de ser lo que es: un ser humano perdido, confuso, y con un hambre que te cagas.


martes, 28 de febrero de 2017

Reseña: ALICIA de Miguel Aguerralde.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

ALICIA de Miguel Aguerralde.

El éxito sonríe al escritor Ciro Roma, su joven familia está a punto de crecer y su nueva novela le catapultará al estrellato. No debería complicarse engañando a su esposa.

Samanta es feliz a pocos meses de dar a luz, casada con el hombre al que ama. Solamente encontrarle en una situación horrible podría cambiarle la vida.

Joao Xabier está a punto de abandonar la prisión después de pasar demasiados años encerrado por un crimen que no ha cometido. No obstante sabe a quién tiene que ajustarle las cuentas.

Los caminos de los tres se verán truncados con la llegada de María a la casa de la playa. La cara más terrible del ser humano les pondrá a prueba, les llevará hasta el límite, y colocará a María al borde de la muerte.

Alicia, ábreme la puerta.

Dicen que el amor mueve el mundo. Aunque seguramente lo digan los mismos que dicen que una dieta rica en fibra ayuda a una vida saludable y más feliz. No, lo que realmente mueve el mundo, lo que realmente hace reaccionar a la gente es el miedo y la violencia. No vivimos en una sociedad precisamente benevolente, y buena prueba de ello son las historias de ficción que disfrutamos en los distintos medios audiovisuales. La gente no quiere que les cuenten una historia de amor que empieza desde la primera cita en una sala de cine y acaba en una celebración nupcial mientras que todo el trayecto intermedio transcurre sin complicaciones. Puede que los cuentos de hadas estén bien para querer formar parte de uno de ellos en la vida real, pero recordemos que ni estos se libran de momentos oscuros donde el dolor, la tristeza e incluso la muerte adquieren un papel protagonista.
Hay muchos sentimientos inestables que, al ponerlos al límite constituyen el germen principal de este tipo de historias, y el amor es posiblemente el más peligroso de ellos. Un ingrediente químico que mezclado con otro puede dar como resultado una formula capaz de curar todos los males o, al contrario, explotarnos en la cara y llevarse por delante cualquier cosa en un radio de distancia bastante amplio. Un sentimiento capaz de convertir a una persona en un dulce y tierno animalillo o en la más letal de las bestias, algo que los protagonistas de la última novela de Miguel Aguerralde, ALICIA, van a aprender muy a las malas.

Esto es algo a lo que, todo sea dicho de paso, los personajes creados por el escritor de origen madrileño deberían estar acostumbrados, y de manera bastante variada. Desde su saga criminal protagonizada por Matt el Rojo (ÚLTIMA PARADA: LA CASA DE MUÑECAS o NO PODRÁS SALIR entre otros), pasando por un pequeño apocalipsis zombi con orígenes malditos en CAMINARÁN SOBRE LA TIERRA e incluso el terror de raíces licántropas de LABERINTO. El uso del sentimiento violento en las historias no alberga ya apenas misterios para Aguerralde, y no va a faltar dicho recurso en su nueva obra, editada ésta vez por Cazador de Ratas, que nos ofrece para la ocasión un cóctel con altas dosis de thriller, terror psicológico, drama y un ligero toque de buen Rape & Revenge y otro de Lo Que La Verdad Esconde. Una novela de la que supongo que estoy obligado a decir que es su trabajo más maduro ¿No?, y no lo voy a negar, porque lo es, manteniendo todo lo bueno que lleva ofreciéndonos el autor en sus libros, aunque añadiendo alguna carencia ¿O quizá excesos?. Pero no nos adelantemos...

ALICIA ante todo es una novela que demuestra que el hombre no es como una moneda, capaz de mostrar una u otra cara, ambas totalmente opuestas. La mente humana no es tan limitada y es capaz de mostrar el bien y el mal en múltiples facetas que, como un dado dando vueltas, nos mantiene expectantes ante un destino incierto para los implicados. Y es en este aspecto en el que el autor se apoya para mostrar su talento a la hora de construir mentes partiendo de cero y personalidades perfectamente diferenciadas. Esto se ve en la trama, que nos llevará a un constante ir y venir tanto de escenarios, situaciones y personajes, para los cuales llegará el momento en que solo necesitemos un pensamiento, unas pocas palabras o un gesto para saber a cual de ellos acompañamos en ese momento e incluso, como si de un espíritu vigilante fuéramos, predecir sus propios movimientos más inmediatos o ideas, en un terreno que además sentimos reconocible, pero no por ello perdiendo el deseo de formar parte de todo por su previsibilidad, ya que constantes sorpresas y giros que a su vez prometen más momentos de revelaciones y confusiones se termina traduciendo en comodidad para el lector. Y esa comodidad se transforma a su vez en necesidad o adicción.

ALICIA actúa como una droga, con subidones muy fuertes pero también con sus momentos de bajón, aunque sabemos que por muy malos ratos que nos haga pasar, siempre terminaremos comprando una nueva dosis, en este caso, a leernos un nuevo capítulo tras otro. Dejándonos de metáforas, lo que quiero decir es que esta es una novela que engancha al lector y no lo suelta hasta su desenlace. Incluso en cierto momento que parece que empieza a hacerse cuesta arriba la lectura no llega a resentirse, porque es una de esas cuestas que auguran unas vistas espectaculares al final, y cuando llega ese ansiado momento no decepciona.

No es difícil reconocer que esta historia se compone en buena parte de retazos de tramas y momentos que fácilmente reconoceríamos en relatos similares, fragmentos ellos que unidos al lado más personal e imaginativo de Aguerralde componen, por contradictorio que pueda sonar dado mi último comentario, un relato completamente original que huele a nuevo desde el comienzo hasta el final y de la que es complicado hablar argumentalmente y no arriesgarme a desvelar nada importante. Hasta la propia sinopsis resulta algo tramposa, y nos daremos cuenta de ello cuando realmente estemos sumergidos en la trama, pero no deja lugar a duda de que asistimos a una huida y persecución simultánea, donde la venganza acaba mezclándose con un enfermizo y deformado sentido del amor. Si a esto le añadimos unos personajes compuestos en parte por secretos inconfesables, mentiras y sospechas, tenemos como resultado una atmósfera opresiva, insana, capaz de hacernos desconfiar de todo y todos, algo exagerada si la comparamos con  situaciones desgraciadamente parecidas de la vida real si, pero en otros casos amargamente similar. Y es que la existencia de la violencia de género es tan terrorífica que la ficción difícilmente puede superar a la realidad en estos casos.

Si seguimos hablando de las virtudes de ALICIA no podemos olvidarnos de la puesta en escena. Miguel Aguerralde siempre ha sabido mantener un estilo muy visual en sus letras, no en lo que concierne a personajes y a sus descripciones, las cuales tienden a ser bastante básicas e invitan al lector a completar los detalles de su aspecto, pero si en lo referente a escenarios y a los momentos de mayor carga emocional, donde la acción se muestra fluida, casi frenética y sin censura, y es que la lectura alberga escenas no aptas para sensibles dignas del mejor slasher, avisados quedáis.

Por desgracia no todo puede ser un camino de rosas, y no faltan un par de obstáculos que sin llegar a dificultar el viaje, sí son dignas de mención.

Volviendo al tema de los protagonistas, decía anteriormente que Aguerralde se esfuerza por forjar grandes personalidades en sus creaciones. Buena prueba de ello es Ciro Roma, un personaje que me parece fantástico, por su sencillez dentro de la complejidad y caos que conviven en su mente, que guía sus actos más por el instinto que por la premeditación, lo que le convierte en una bomba inestable e impredecible, una pieza de orfebrería tan brillante que más de una vez nos sobresaltaremos aterrados al vernos reflejados en él.
Lamentablemente no todos los actores que pasan por el escenario de la obra ALICIA tienen tan bien asimilados sus papeles. Es el caso de dos de los otros protagonistas principales, que releen sus papeles y se esfuerzan tanto que acaban sobreactuando y llevando las emociones que quieren representar  tan al extremo que solo consiguen lo contrario de lo que buscan: que no nos lo creamos. Leer los pasajes protagonizados por María y Joao Xabier es como si un colega nuestro con varias copas de sobrecarga te contara una anécdota o leyenda urbana que ha escuchado por ahí. Si, engancha e interesa, pero el narrador tiende a exagerar tantos detalles que ya no sabes qué datos tomar como reales y cuales se está sacando de la manga para dar mas emoción o sensación cinematográfica.

Hay un elemento que suele ser muy común en este tipo de historias llenas de intrigas y momentos clave donde el protagonista está a punto de saber lo que es que le hagan una colonoscopia con un martillo neumático o  sencillamente esté a punto de sucederle un acontecimiento que dé píe a un prematuro "Fin de la historia". Hablo de ese factor salvador, la casualidad, ya sea provocada por una serie de afortunados actos, por la alineación de los astros o por intervención divina. No es un mal recurso e incluso puede dar resultados bastantes satisfactorios cuando se sabe utilizar, y siempre que se mantenga un limite en su uso, un límite que yo al menos creo que debería estar en una única vez por novela. Recurrir en más de una ocasión a la casualidad y el oportunismo termina ocasionando que la arbitrariedad de la trama pierda sentido y en consecuencia buena parte de su realismo, y ALICIA por desgracia posee varios de esos momentos que nos dejan con cierta sensación de extrañeza y artificialidad, convencidos de que algunas cosas podrían hacerse de otro modo sin recurrir a tan salvador recurso.

Con todo, Miguel Aguerralde ha creado con ALICIA una buena novela, muy buena si tenemos en cuenta que analiza los más pequeños detalles y, haciendo que pasen de manera totalmente desapercibida por el lector, construir con ellos un túnel que conecta la ficción con la realidad y critica duramente ésta última. Si buscáis en ella una novela que casi te obliga a leertela del tirón, que te resulte difícil no dejarla y que prometa sorpresas y emociones fuertes, Habéis dado en el clavo. Y repito, solo por ver lo que su autor ha creado con el personaje de Ciro, el disfrute está garantizado.