domingo, 24 de agosto de 2014

Reseña: ROTTENMEIER de Roberto Carrasco.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

ROTTENMEIER de Roberto Carrasco.

Las memorias de Rottenmeier, la famosa institutriz de Heidi. Una historia gótica, oscura, cargada de secretos. 

¿Alguna vez te has preguntado dónde nació la señorita Rottenmeier? ¿Cómo fue su educación y cómo llegó a convertirse en la estricta ama de llaves de la familia Seseman? Al más puro estilo de best sellers como Wicked y jugueteando con el terror gótico, el erotismo, la comedia negra y el realismo sucio, Rottenmeier es una apasionante historia que recorre la Europa de finales del siglo XIX a través de la mirada de uno de los personajes más populares y al mismo tiempo desconocidos de la literatura universal.

Hoy os propongo un viaje en el tiempo. Concrétamente a los primeros años de vuestra infancia (especialmente si, como yo, nacisteis a principios de la década de los 80) y os pasabais las horas delante de la pantalla del televisor ansiosos porque diera comienzo esas largas sesiones de dibujos animados. No. No voy a pedir que os acordéis de los Fraggel Rock, ni de los Pitufos, ni siquiera de Marco, pero casi. Quiero que rememoréis la serie japonesa que se basa en la novela de Johanna Spyri, HEIDI.
Ahora es cuando vendrá el típico listillo diciendo algo como "¿Que dices? yo escucho Death Metal y me encanta el cine gore". No te hagas el macho, porque tú has visto HEIDI, él ha visto HEIDI y yo he visto HEIDI. Y por supuesto, al igual que yo, recordareis a cierto personaje antipático, serio y, en ocasiones malvado. Todos nos reíamos cuando la pequeña niña de los Alpes hacía alguna trastada que sacaba de quicio a la Señorita Rottenmeier...

Pero después de leer esta novela os aseguro que nunca volveréis a reíros con esas escenas y terminareis respetando (aunque sea por miedo) a esta mujer mas que a vuestra propia madre.

ROTTENMEIER es la nueva novela de Roberto Carrasco, aunque es la primera que leo de el, y tengo que reconocer que me ha sorprendido gratamente. No solo por la calidad que muestra en la obra, sino por el valor que supone escribir esto y salir no solo impune, sino alabado.
¿Por que valor? Seamos consecuentes. ¿Quien de los presentes en la sala no conoce aunque sea de oídas el nombre de Rottenmeier? Como se dice en la sinopsis, estamos ante un personaje conocido por todos pero ¿Hasta que punto?¿Que sabemos realmente de ella?¿Como llego a ser ama de llaves e institutriz de una niña invalida? Todo eso es contado en este libro, y lo hace desde el minuto uno, desde el nacimiento de una niña a la que llamaron Charlotte.

Y Charlotte no tiene una infancia muy feliz que digamos. Nada es fácil en el hogar en que se cría. La muerte y la violencia le son mostradas a una edad muy temprana y eso hace que poco a poco se vaya convirtiendo en un personaje misterioso, conspirador y con una obsesión hacia Dios que no roza, sino que viola la locura, lo que la llevará a hacer, literalmente, cualquier cosa para conseguir sus objetivos.
Ojo, no penséis que ROTTENMEIER narra únicamente la infancia y adolescencia de la protagonistas. La narración nos trasladará también a los acontecimiento narrados en el libro original y serie de animación, mostrando a los personajes de siempre, cuya imagen, al estar narrada a través de la mente de la Srta. Rottenmeier, se verá deformada y afeada como si viéramos a través de un cristal sucio. Así, veremos a una Clara manipuladora que aprovecha cualquier circunstancia para obtener beneficios o a una Heidi que parece que sufre cierto retraso mental.

Sin destripar nada, Si puedo decir que la evolución del personaje de Charlotte es magnifica. Al estar escrito a modo de diario, tendremos butacas en primera fila para ver como la locura y la obsesión la convierten en un elemento inestable, en una bomba de relojería a punto de estallar y de la que desearemos estar lo mas lejos posible cuando eso suceda. Incluso cuando creemos que ya nada nos va a sorprender y que el final de la novela no puede depararnos ninguna sorpresa llegará un momento en que tendremos que apretar el culo y disimular la cara de estupor que se nos pueda haber quedado.

La calidad narrativa de ROTTENMEIER es indiscutible, sin embargo, da la sensación de estar de copilotos en un coche cuyo conductor aun no le ha cogido el truco a las marchas. Es decir, que hay escenas que tienden a alargarse demasiado, haciendo que la lectura pierda ritmo y se torne algo aburrido, para, mas tarde, contarte un montón de cosas en muy poco tiempo, saturándote de información e incluso perdiendo parte por el camino. Esto se nota sobretodo a mitad de novela, donde parece que Roberto le coge ritmo y convierte la narración en un sin parar de circunstancias y hechos de gran relevancia.

No obstante, da gusto leer los monólogos en los que Charlotte se ahoga en su perturbada mente. Aunque no siempre esas obsesiones que arrastra desde su infancia van a funcionar de excusa para sus actos. Hay veces en las que piensas "Pobre mujer, si es que la entiendo". Porque ROTTENMEIER puede ser muchas cosas, pero no es ningún camino de rosas, ni agradables tardes tomando el té en el jardín de una mansión, y ni mucho menos es una lectura para niños.

Por lo que un servidor, cansado de tanto crossover zombis con lazarillos, quijotes e islas del tesoro, de verdad que agradece que alguien haya tenido e valor de escribir una novela de este estilo, la cual, perdonando su, en ocasiones, falta de ritmo y personalidad en algunos personajes secundarios, he disfrutado muchísimo.


2 comentarios:

  1. ohhh, esto tengo que leerlo, acabo de llegar a tu blog y he encontrado muchos libros interesantes :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por este tipo de cosas es por lo que sigo adelante con el blog. Me alegra mucho añadir titulos a tus listas de pendientes. No dejes de pasarte.

      Eliminar