lunes, 6 de octubre de 2014

Reseña: AL OTRO LADO DEL CRISTAL de Juan Manuel Peñate Rodríguez.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

AL OTRO LADO DEL CRISTAL de Juan Manuel Peñate Rodríguez.

En La pala un ritual es llevado a cabo por los habitantes de un pueblo remoto, un secreto compartido que va saltando de uno a otro; el protagonista de Dios Roco se convierte en testigo involuntario o nexo de unión entre dos mundos destinados a no conocerse nunca; dos mujeres muy dispares tienen que hacerse a la idea de convivir bajo el mismo techo, la situación lo requiere, pues afuera, Al otro lado del cristal… Una lucha encarnizada por la supervivencia es desplegada a través de un macabro juego al que El jugador pesimista, junto con otros, tendrá que hacer frente, algo que lo marcará de por vida; en Tercera planta, por favor acompañaremos a alguien cuya memoria hace mucho que lo abandonó en su descenso al siguiente infierno; una institución mental es siempre lugar de confesiones susurradas cuyas paredes encierran anécdotas misteriosas y leyendas urbanas que nadie creería, sin embargo, es la persona que habita En la celda de colores la que guarda la más inquietante de las historias; ¿hasta qué punto llegarían unos por impresionar a otros? En Touchdown alguien cruzará esa delgada línea, demostrando una vez más que la estupidez humana no conoce límites.

Estos siete relatos —tres de ellos novelas cortas— representan la ópera prima de su autor, un surtido de emociones y escalofríos que abarcan géneros tan diversos como el suspense, la fábula, la ciencia-ficción, el fantástico o el terror.

Espero que, tras haber leído la sinopsis que acompaña esta reseña, os hayáis quitado el susto de encima. No. No me he vuelto loco, A vuestro Dr. Motosierra no le ha dado por la novela romántica. Esto es solo un ejemplo del problema que puede acarrear una mala elección a la hora de elegir una portada para una novela, porque reconozcámoslo, la primera impresión sigue imperando por mucho que digamos eso de "yo no me fio de la primera imagen y blablabla..." porque tu y el que tienes al lado, si viera este libro en la sección de terror lo primero que pensaría es que a reponedor se le ha ido la pinza o tiene algún problema con sus jefes.

Una preciosa chica mirando a través de una ventana con gesto ausente, sosteniendo un gato que mantiene un gesto de "¿donde esta el atún?" da pie a pensar que la novela esta firmada por Danielle Steel o Nora Roberts. Pues no. Esta antología viene firmada por un sevillano de nombre Juan Manuel Peñate, y lo que encontraremos en sus paginas será una colección de relatos que abarcan géneros como el terror, la ciencia ficción y la fantasía.

Y tengo que reconocer que no lo hace nada mal. Sus relatos, no exentos de influencias de otras obras respiran buenas dosis de originalidad e imaginación a raudales, y alguno de los relatos, como por ejemplo El Jugador Pesimista que abarca casi 200 páginas es mas que digno de ser publicado por sellos exigentes, (recordemos que estar publicado por Circulo Rojo es casi lo mismo que decir que es autopublicado) por sus dimensiones, su calidad y su atractivo.

perdiéndonos en las palabras de las páginas de AL OTRO LADO DEL CRISTAL se nota lo que a Juan Manuel le interesa de verdad. No es aprovechar una moda para escribir rápido y mal sobre ello, (pongamos por ejemplo, los zombis y cierto título del cual no hace falta alejarse de la editorial para encontrarlo) ni es buscar rápidamente el beneficio económico a costa de las neuronas perjudicadas de lector usando la trama fácil, el calco, o el plagio camuflado en homenaje. No, Juan Manuel tampoco ocupa ningún cargo en el mundo editorial que le ayude a publicar bazofia como si de best sellers se tratara. ¿Que le interesa a este autor entonces? Escribir, contar historias y plasmar todo el cariño y la mala baba en ocasiones, en ellas.

Su estilo narrativo es, pese a ser un escritor novel, muy profesional, no escatima en detalles, y los errores que pueda cometer resultan nimios salvo un par de excepciones:
Por un lado y esto como opinión personal, me choca mucho que el narrador use palabrotas como "puta noseque" o "jodido nosecuantos". Soy un fiel defensor de los tacos en los diálogos, pero en las narraciones me causan cierta confusión...
El mayor problema que he visto en el estilo de escritura de Juan Manuel es en su afán de contar cosas sin parar. da la sensación de que el escritor se enerva, pilla el turbo y, lo que en un principio quería contar en un párrafo termina ocupando 3 paginas, consiguiendo en ocasiones el agotamiento mental del lector y el que pensemos que lo que nos han contado fácilmente podría haber ocupado la mitad de las paginas.

7 relatos es lo que encontraremos en este libro. Uno de ellos podría catalogarse como novela y dos de ellas como novelas cortas.

La Pala funciona como carta de presentación al lector, ofreciéndonos posiblemente la narración mas ágil de toda la colección. Un cuento reflexivo, inacabado podríamos decir, aunque de esos que no hace falta que se nos de explicaciones y que pueden servir de prologo a cualquier historia que se nos cruce la cabeza para completarla.

El siguiente relato El Dios Roco consigue sacarte una tierna sonrisa cuando empiezas a atar cabos. Un texto que mas parece un experimento literario con el que para mi gusto, sale bastante bien parado, sin embargo, su naturaleza choca si lo comparamos con el resto de los textos.

en Al Otro Lado del Cristal vemos por primera vez a Juan Manuel desenvolviéndose en el relato largo. Quizás demasiado, ya que como comentaba al principio, se extiende tanto con la trama que, ciertas respuestas necesarias para dar credibilidad no son contadas hasta pasar la mitad de la historia, con lo que yo al menos pensaba que había, no lagunas, sino océanos argumentales que, sinceramente, invitaban a dejar de leer por la perdida de sentido. A favor decir que el contraste de las partes duras y pesimistas, y las esperanzadoras consigue descolocar al lector, llegando a un desenlace del que no se esta preparado.

Llegamos al RELATO en mayúsculas, en comparación con El Jugador Pesimista, los anteriores relatos son el papel de regalo en el que va envuelto. Muchos podrán decir que el relato aprovecha la moda de las novelas de juegos mortales que empezó con LOS JUEGOS DEL HAMBRE (antes fué BATTLE ROYALE) y continuó con la saga de MAZE RUNNER, sin embargo, yo he tenido la sensación de haber leido el resultado de un buen polvo entre GANTZ y JUMANJI.
Se que la comparación podría catalogarse de ridícula e inverosímil, pero si leyerais este relato seguro que me daríais la razón. Un relato largo, intenso, que mantiene la emoción de principio a fin (salvo cierta escena que, dado a su falta de contexto y lugar, la veo sobrante) y que te hace odiar al autor por no recibir todas las respuestas que despierta el argumento.

El relato corto que viene a continuación, Tercera Planta, Por Favor, es, posiblemente el que menos me ha gustado, quizás por su conclusión facilona o porque, una vez mas, las resoluciones necesarias faltan, y las secundarias sobran.

La Celda de Colores es otro relato largo donde las influencias están a la orden del consumidor. Una buena combinación de cuento de fantasmas y película de posesiones, una historia dentro de una historia. Muy interesante aunque quizás, de nuevo, demasiado lenta y con una conclusión que podría haber dado mucho mas de si.

Finaliza esta colección de relatos con Touchdown, una autentica sobrada. Una de esas exageraciones que solo se pueden dar en un relato escrito y que te hacen tener ganas de pedirle el numero de su camello al autor. No se si la intención de este texto era ofrecer drama... pero yo no he podido evitar reírme con el final.

Concluyendo, estamos ante un talento emergente, una pluma que, tras unos cuantos pulidos puede grabarse un nombre en el ya saturado muro de este género literario. No creo que mi blog tenga la fama suficiente para que grandes editoriales se interesen por leerlo, pero, de ser así, solo os digo una cosa: Leed El Jugador Pesimista y juzgen.

3 comentarios:

  1. Menuda sorpresa!! Me alegra que te lo hayas bebido en tan poco tiempo, señal de que lo has disfrutado.
    Un honor haber pasado por esta sala de autopsias, que con muy buen gusto has sabido extraer cantidad de detalles. Respecto a lo de "Touchdown" por ejemplo, diste justo en el clavo, pues esa era mi intención; al ser el último relato me apeteció dejar un poco atrás la intensidad y el dramatismo para que, a través de esta especie de tragicomedia irónica, el lector se despidiese con una sonrisa en la cara.

    Un abrazo Carlos ;)

    ResponderEliminar
  2. Ya he visto el libro reseñado en otro blog, pero me alegra que tu también lo hayas reseñado! Tengo bastantes ganas de leerlo :D

    Gracias ^^

    ResponderEliminar