domingo, 10 de mayo de 2015

Reseña: BAUTISMO DE FUEGO de Andrzej Sapkowski



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

BAUTISMO DE FUEGO de Andrzej Sapkowski

Entonces le dijo la profetisa al brujo: "Este consejo te doy: ponte botas de yerro, toma en la mano un bastón de yerro. Ve con tus botas de yerro hasta el fin del mundo y por el camino agita el bastón y riega todo con lágrimas. Ve a través de la agua y el fuego, no te detengas ni mires a tu alredor. Y cuando las almadreñas se te desgasten, cuando el bastón de yerro se deshaga, cuando el viento y el calor te sequen los ojos de tal forma que de ellos ni una lágrima acierte a escapar, entonces, en el fin del mundo, hallarás lo que buscas y lo que amas. Pudiera ser".

Y el brujo cruzó la agua y el fuego, sin mirar a su alredor. Pero no se puso botas de yerro ni tomó bastón. Sólo llevó su espada de brujo. No escuchó las palabras de la profetisa. Y bien que hizo, porque era una mala profetisa.

Flourens Delannoy, Cuentos y leyendas

AVISO: ESTA RESEÑA PUEDE CONTENER TRAZAS DE SPOILERS DE LAS ANTERIORES ENTREGAS DE LA SAGA DE GERALT DE RIVIA. LEEDLO BAJO VUESTRA PROPIA RESPONSABILIDAD.

¿Qué hace que una saga sea digna de recomendación y elogios?
Son muchos los factores defendidos (Y criticados) por los lectores para mantener la continuidad y el interés de una historia, sobretodo cuando ésta se compone de numerosos libros.
Un argumento atrayente, un ritmo acorde con la historia, unos personajes elaborados o, por supuesto, un estilo narrativo que incite a la continuidad son, en muchos casos, requisitos necesarios para que una obra llegue, ya no a la vista del lector, también a su recuerdo.

Suele ocurrir que, como una frágil edificación, cuando uno de los pilares se debilita más de la cuenta, este error termina arrastrando al resto de la estructura y somos testigo de su desmoronamiento completo dejando solo escombros y polvo... A veces, con las colecciones de novelas suele pasar lo mismo. Aunque claro, ésto como siempre depende de cada mente lectora. Un servidor ya duda de la continuidad de la saga CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO de G. R. R. Martin tras la lectura de su indigesto quinto capítulo.

Con Geralt de Rivia, Andrzej Sapkowski  ha creado una saga de sentimientos encontrados. No hay más que ver las opiniones que me supusieron LA SANGRE DE LOS ELFOS y TIEMPO DE ODIO, tercer y cuarto volumen de la saga que coincidían en los numerosos altibajos que sufría a lo largo de la trama, creando un desarrollo que podríamos algunos tachar de lento. Sin embargo, también encontramos en estos títulos parte de la magia de la literatura, una magia que te incita a continuar, a seguir hasta el final y, al acabarlo necesitar tener en tus manos el siguiente volumen. Esto también dice mucho de una saga... pero a su favor.

Y llegamos a la Quinta entrega de las aventuras del famoso brujo albino. Y como no podría ser de otra forma, la reseña de BAUTISMO DE FUEGO podría rellenarse cortando y pegando bastantes fragmentos de las anteriores opiniones.
Atrás quedaron los relatos cortos protagonizados por Geralt. En esta nueva entrega recuperamos la historia prácticamente en el momento que la dejamos en TIEMPO DE ODIO. Sin embargo, mientras que en el anterior título Ciri se convertía en el principal núcleo sobre el que giraban los acontecimientos, en BAUTISMO DE FUEGO, buena parte del protagonismo vuelve al brujo. Lo hace descubriéndonos a un Geralt de Rivia, no ya desconocido, sino renovado. Si antes era el boceto de un personaje, ahora empezamos a ver detalles llenos de matices y sentimientos que afloran cuando encontramos a un hombre/mutante cerca de su límite, donde su carácter, en general frío y distante, ya no ayuda sino que tendrá que recurrir a otros medios para cumplir sus objetivos, aunque estos vayan en contra de su naturaleza.
Jaskier es otro de los personajes que ve recuperada su carisma, su personalidad pícara y bocazas. Además, mientras otras figuras conocidas como Ciri, Triss o Yennefer de Vengerberg seguirán haciendo acto de presencia en ocasiones puntuales y con mayor o menor relevancia, nuevas piezas serán colocadas en el tablero de este infinito juego, tales como Milva o Regis, este último os aseguro que tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los favoritos de los lectores que han llegado hasta su quinto capítulo y que guarda más de una sorpresa.

A lo largo del desarrollo de la trama, seremos testigos de primera fila de los estragos de la guerra, presenciando algunas de las escenas más duras de la saga, pese a mantener un intermitente sentido del humor al que ya estamos acostumbrados en la obra de Sapkowski (muchas de esas muestras vendrán como siempre de la mano, o mejor dicho boca de Jaskier).
Las huidas, estrategias militares, batallas, traiciones o planes de uniones de distintos reinos mediante lazos matrimoniales serán una constante y acarrearán circunstancias que, de un modo u otro, afectarán a las decisiones de la peculiar campaña de Geralt.

Entonces... ¿BAUTISMO DE FUEGO es mas emocionante o tiene mas acción que las anteriores entregas? No. No van a faltar mandoblazos y salpicones de sangre (E incluso algún que otro hechizo, que a veces olvidamos que el protagonista es un brujo y de vez en cuando le da por hacer el truco del conejo en la chistera) e incluso me atrevería a decir que disfrutaremos de más cantidad de éste tipo de escenas que en sus dos títulos anteriores. Pero debéis tener claro que el dialogo mantiene la voz cantante en la toma de decisiones y en el avance de una historia que, en ocasiones transcurre a demasiada cámara lenta. Uno acaba con la extraña sensación de que, tras haberse leído mas de 250 páginas, apenas hemos salido del punto de partida. Sapkowski es un maestro manejando la voz de sus personajes, sobretodo cuando son personalidades totalmente contrapuestas o la cultura de los participantes es distinta, demostrándose en lenguajes más o menos desarrollados o lleno de coletillas y vulgarismos característicos de la tierra del que habla. Pero eso no quiere decir que cada diálogo sea excepcional. Las habrá amenas y las habrá de lo mas soporíferas (El capítulo del consejo de hechiceras es insufrible, aunque necesario.)

Por eso y muchas otras razones, la saga de Geralt de Rivia es una de las sagas más cambiantes que he tenido el placer de disfrutar. A veces, extremadamente pausada y, en ocasiones, frenética. Sí tiene la capacidad de enganchar al lector sin que éste se dé cuenta, creando una necesidad de saber más y que solo se puede apaciguar cogiendo el siguiente libro. Ya sea por seguir en los maravillosos paisajes de Temeria, Cintra o los otros reinos. Sumergirse en la maravillosa narrativa, a veces soez, a veces poética de Andrzej Sapkowski y en su mundo de fantasía con fuertes influencias de mitología eslava, conocer nuevos personajes, siempre maravillosos y únicos, o sencillamente, disfrutar de la evolución de los protagonistas y ver cuanto puede tensarse el hilo de la vida hasta partirse.

Así pues, BAUTISMO DE FUEGO supone para muchos personajes lo que su título indica, una prueba definitiva, un paso decisivo para que cada uno encuentre por fin, y tras deambular perdido por un mundo reinado ahora por el caos y la muerte, el camino a seguir, que ayuda a que en cierta manera sepan quitarse las máscaras que ocultaban sus rostros, su verdadera naturaleza y sus secretos. Un Bautismo de fuego capaz de hacer caer al más fuerte y de descubrirle al más débil una resistencia que ni el conocía.

Tengo entendido que en el siguiente libro, LA TORRE DE LA GOLONDRINA, Ciri vuelve a ser la figura principal de la trama... Así que habrá que armarse de paciencia.

7 comentarios:

  1. Sigo con mucho interés tus reseñas sobre Geralt de Rivia, ya que soy una gran fan de la saga. La verdad es que no había pensado que la lectura pudiese resultar tan lenta y carente de acción. Puede ser que como leí todos los libros prácticamente seguidos recuerdo el argumento como un solo bloque, con pequeños altibajos pero no tan ostentosamente bruscos. Comprendo tu desesperación cuando Ciri se convierte en el centro de atención de la trama, pero espero que acabes tomándole más aprecio. Tengo mucha curiosidad por que acabes la saga y des tu opinión acerca del final (el cual dicho sea de paso me decepcionó bastante). Espero que mientras leas La torre de la golondrina y La dama del lago sigas disfrutando de la maravillosa prosa de Sapkowski. Creo que es el factor que me ha llevado a enamorarme perdidamente de la saga. Desde que conocí el estilo de este autor, no he podido volver a experimentar, leyendo otras obras de literatura fantástica, la sensación de estar ante una completa obra de arte. Un saludo y que disfrutes del resto de la saga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciri es un personaje con el que no he terminado de simpatizar correctamente como me ha pasado con Gerald, Jaskier o Regis... es como si evolucionara para peor, aunque si, mantengo la esperanza de que en La Torre de la Golondrina las cosas cambien...
      Y estoy de acuerdo contigo en que la prosa de Sapkowski es uno de los mayores atractivos de la saga, haciendo dudar al lector de si está leyendo una obra actual o una que existe desde hace uno o dos siglos.

      Eliminar
  2. Esta saga por lo menos para mi gusto empieza genial, pero a partir de cierto punto toma una espiral descendente y su final... más que un final me pareció una tomadura de pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del último libro he leído de todo, desde que es merecedor de final de saga hasta que es decepcionante. Los hay también que dicen que lo mejor empieza a partir del tercer libro y los que dicen que los mejores son los dos primeros por ser relatos cortos...

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    La verdad es que es una saga que no he terminado, pero lo que leí me encantó y mi intención releerla desde el principio, pues hace años que la leí y me temo que habré olvidado cosas importantes.
    Es normal que una saga tenga altibajos, no todos los libros pueden gustarnos por igual, pero si el conjunto vale la pena hay que quedarse con eso.
    No conocía tu blog, pero me quedo por aquí.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno empieza una saga lo tiene facil, si deja de gustarle, deja de leerla. En mi caso me leí el primero y me compre seguidamente los otros siete de una sentada, asi que mas me vale que la calidad se mantenga, aunque a favor hay que decir que la prosa de Sapkowski invita a leer como pocas.

      Bienvenid@. Esperes que te quedes por aqui por mucho tiempo.

      Eliminar